Artículos Recientes

Últimos comentarios

Mampostería, sillería y perpiaño: Tipos, características y técnicas de colocación.

Mampostería, sillería y perpiaño: Tipos, características y técnicas de colocación.

 

 1. Introducción:

El muro es un elemento constructivo que puede desempeñar diversas funciones dentro del conjunto arquitectónico. Se define como muro de carga aquel que forma parte de la estructura de un edificio, como muro de contención aquel realizado con el fin de soportar cargas horizontales del terreno, como muro pantalla el que trabaja como muro de carga y de contención, como muro de seguridad el que divide espacios con el fin de restringir los accesos a ellos, como muralla la que tiene un fin defensivo y como muro trombe aquel cuya función es almacenar calor en edificaciones.

El muro está compuesto por la unión monolítica de pequeños elementos, como piedras o ladrillos, generalmente unidos con un aglutinante o mortero. Su morfología dependerá de la función que tenga que cumplir, siendo distintos lo esfuerzos que deberá soportar en cada caso.

En la Prehistoria, ya se construían muros, que servían para casas o viviendas temporales. En el Neolítico, aparecieron las primeras expresiones de arquitectura, con las construcciones megalíticas y ciclópeas, evolucionando con el paso de las distintas culturas hasta la actualidad, siendo el tradicional muro de carga el recurso constructivo más empleado.

Gracias a la estabilidad y solidez del muro, el hombre ha podido crear espacios habitables, edificios de usos religiosos, culturales, productivos, defensivos contra agresiones enemigas e infraestructuras civiles.

Desde la antigüedad, el hombre ha utilizado la piedra como principal componente para la ejecución de los muros. Este es un material sinónimo de solidez, protección y durabilidad y, al tratarse de un material inerte, mantiene sus características mecánicas.

 

2. Piedra en rama, ripios, mampuestos y sillarejos:

La palabra piedra es utilizada en el lenguaje de las canteras, arquitectura e ingeniería para referirse a un material de origen natural con altas características consistentes que lo hacen apropiado para la construcción.

En las canteras, se extraen las piedras, que se labrarán y ordenarán, transformándose en materiales de construcción que serán utilizados en las diferentes unidades de obra.

Se puede realizar su clasificación por su origen, su dureza o por su tamaño y forma. Según esta última, se tiene:

- Bloque: porción de piedra de grandes dimensiones obtenida directamente de la extracción sin ningún tratamiento posterior.

- Mampuesto: bloque de pequeña dimensión de forma irregular o en bruto, que puede ser manejado por un solo operario.

- Sillar: piedra a la que, después de trabajos de desbaste y talla, se le ha dado forma geométrica. Generalmente y debido a su tamaño, deberá ser manipulada mediante medios auxiliares.

- Ripio: fragmentos de piedras rotas o quebradas que son utilizados para rellenos en paredes o solerías.

- Piedra en rama: fragmentos de piedras rotas o quebradas que proceden de las masas no aprovechables de piedra que se utilizan en la confección de bloques. Son utilizados para rellenos en paredes o solerías y, después de su trituración, para la obtención de áridos de gran calidad.

 

3. Mampostería: ordinaria, concertada, de hiladas irregulares y de sillarejo:

Son aquellas fábricas que se construyen con la piedra tal y como las ofrece la naturaleza o con un desbastado irregular con herramientas rudimentarias, Tienen un volumen que, como su nombre indica, permite manipularlas con las manos por un solo operario.

Se distinguen los siguientes tipos de mampostería:

- Mampostería ordinaria: mampuestos sin labrar que se emplean tal como vienen de la cantera, uniéndolos mediante un mortero de cal o cemento. Deben encajarse unos con otros para dejar el menor espacio entre ellos y evitar así el uso de ripios.

- Mampostería concertada: aquella en la que se retocan las caras para que sea posible darles buen asiento y trabazón sin necesidad de ripios. Se busca darles forma poligonal, lo más regular posible para favorecer el asiento en el tendel. Debe procurarse no acumular vértices de mampuestos entre hiladas. Si se labra únicamente el paramento destinado a la cara exterior, se denominará mampostería careada.

- Mampostería de hiladas irregulares: formada por hiladas rústicas, colocando las piedras como vienen de la cantera o ligeramente retocadas a martillo.

- Mampostería de hiladas de sillarejo regular o irregular: sus juntas verticales y horizontales son perpendiculares. Las llagas de las hiladas contiguas van trabadas como mínimo 15 cm. Las regulares mantienen su altura en las hiladas, mientras que, en las irregulares, puede cambiar.

 

4. Sillar, perpiaño

Las fábricas de sillería o perpiaño son aquellas que están constituidas por piedras naturales labradas a las que se les da una forma geométrica, generalmente en forma de paralelepípedo. El nombre de perpiaños es el que tradicionalmente se le ha dado en Galicia a los sillares realizados con piedras de gran dureza a los que se les da un acabado desbastado a golpe de maza o martillo o bien acabado apiconado mediante golpes con un pico, como su nombre indica. Estos se colocan unos sobre otros con una cama de mortero, quedando sostenidos entre ellos por yuxtaposición. Las medidas aproximadas podrán ir en cuanto a longitud desde 40 a 200 cm, en altura de 30 a 60 cm y su grosor podrá variar entre 14,5 y 35 cm.

Los tipos de sillería son:

Sillería a hueso: sillares colocados unos sobre otros sin ningún aglutinante entre sus juntas.   

 

Sillería con mortero: sillares colocados unos sobre otros recibidos con mortero de cal o cemento entre sus juntas.

Sillería recta: aquellos en que el despiece es un prisma recto.

Sillería aplantillada: los sillares no tienen forma prismática recta, tienen superficies planas, pero contienen caras curvas, baquetones, para formar arcos, bóvedas y curvas.

Sillería moldada o moldurada: presentan molduras en su cara principal.

Sillería almohadillada: en su cara principal, presentan rehundidos entre las juntas de profundidad y anchura uniforme.

Sillería decorada: sillares en los que aparecen motivos decorativos sobre fauna y flora, trazas geométricas o curvilíneas o motivos escultóricos.

Sillería pulimentada: sillares con sus superficies pulimentadas.

Sillería punteada: sillares que aparecen con señales de haber sido das sus superficies con el pico para su labra.

Sillería uñeteada: sillares de piedras blandas en los que aparecen las seriales de haber empleado sobre sus superficies las uñetas para su labra.

Sillería abujardada: sillares en los que aparecen las señales de haber empleado sobre sus superficies la bujarda para su labra. 

Sillería apiconada: sillares de piedras duras en las que aparece un acabado mediante golpes con un pico para su labra.

Sillería desbastada: sillares de piedras duras en las que aparece un acabado mediante golpes de maza o martillo.

Sillería rústica: sillería con acabado irregular realizado intencionadamente para darle una apariencia rústica.

Sillería averrugada: sillería con acabado a relieve con formas sinuosas entrecruzadas y de corta longitud realizadas con el puntero.

 

5. Fábricas a una y dos caras:

Cuando se habla de fábricas a una o dos caras, se refiere al número de paramentos vistos que va a presentar. Una fábrica de piedra puede ejecutarse a una o a dos caras vistas, según sean las solicitaciones que se les vayan a pedir en proyecto.

Ambas caras podrán ser exteriores o interiores. Si solo una es exterior y la otra interior pasa a denominarse trasdós la exterior e intradós la interior. La cara exterior, además de cumplir con las solicitaciones estructurales de proyecto, deberá cuidar su estética y su correcta ejecución, teniendo en cuenta que estará expuesta a los agentes medioambientales.

Dependiendo del espesor del muro, será de una o de dos hojas si el tamaño de la piedra es mayor o menor que el espesor que tenga el muro.

Si se va a construir con dos hojas, habrá que realizar la unión entre ellas con llaves metálicas o con trabas entre ambas con la misma piedra colocada a tizón y de longitud igual al ancho del muro. La piedra estará asentada en la hilada a tizón si lo hace sobre su cara menor al exterior y a soga si muestra la cara de mayor longitud. En el interior de ambas hojas, las caras tendrán un acabado sin labrar para favorecer la adherencia con el relleno, que estará formado por deshechos de labra en pequeñas piedras, ripios y mortero. Este tipo se emplea para muros portantes que forman el cerramiento de edificios o para muros de defensa. Cuando se emplean como cerramiento de edificios, aportan grandes beneficios, debido a que son muy buenos aislantes térmicos, poseyendo gran inercia térmica, y a que son muy buen aislante acústico.

 

6. Junta amorterada, listón de piedra, metálico y otros

La colocación de piedra en obra de sillería puede ejecutarse de dos formas, con asiento a junta llena o a la torta y el asiento mediante el método de colado de juntas o con cuñas. La colocación de sillería sin mortero, es decir, a hueso, no es frecuente.

La colocación con asiento a junta llena consiste en poner la suficiente cantidad de mortero sobre la hilada inferior para que el llenado de juntas y asiento de la siguiente hilada sean correctos. Para rellenar las juntas de mortero que no hayan quedado terminadas, se podrá usar el espadón, pero su la piedra y alterar el reparto del mortero.

En colocación con cuñas, estas se utilizan para nivelar el sillar. Generalmente se utilizan 4 cuñas, que podrán ser de madera, bronce, hierro o aluminio. Estas tendrán 5 mm de altura aproximadamente. Una vez colocadas las cuñas, se asienta sobre estas la piedra, se nivela y se introduce el mortero con ayuda del espadón y, una vez fraguado el mortero, se retiran.

Otro proceso de ejecución de los muros es mediante listones. Estos se utilizan para dar la referencia vertical y para que sobre ellos se apoye la paredera. Estos se irán colocando en el exterior sobre los zócalos o primera hilada, sostenidos por la parte interior mediante una cuerda, colocada sobre un lecho de arena en la junta de la hilada que corresponda por altura, permitiendo que pueda ser posteriormente retirada. Una vez colocada la paredera, se vierten las piedras junto con el mortero. La apariencia exterior que da este tipo de ejecución al muro es similar al acabado de una tapia.

 

7. Procesos y condiciones de ejecución. Suministro. Colocación. Almacenamiento.

En el proceso de ejecución, un paso previo es sin duda la localización y elección de una cantera que pueda suministrar la piedra idónea que se necesita en cantidad, plazo y precio de acuerdo al proyecto y al planning de ejecución. Para ello, el conocimiento de los materiales pétreos del mercado de venta, así como un alto nivel de exigencia, marcarán el éxito de la elección. El transporte del material a la obra se realizará con camiones de la cantera, portes subcontratados o medios propios de la constructora, siendo el suministro sobre camión en obra o descargado en el lugar de acopio previsto en obra.

 

Para la ejecución de los muros de piedra, además de las pautas que se siguen en toda construcción, hay que considerar la singularidad de la sillería con una preparación previa de las piedras muy tediosa, pero con una colocación de piedras sencilla. Sería muy beneficioso poder tener el taller de cantería en la propia obra para evitar que el material, una vez terminado, se pueda dañar en el transporte. El taller de cantería deberá tener espacio plano suficientepara poder trazar en el suelo a tamaño real partes singulares de la obra a ejecutar para utilizarlos como plantilla. Esta práctica se conoce como montea. En este trazado, el operario deberá tener en consideración las juntas de mortero, que habitualmente son de 5 mm.

En el caso de la mampostería, ocurre lo contrario que en las obras de sillería: la preparación de las piedras es muy sencilla, pero elaborar un firme y sólido muro requiere una complicada colocación.

Con carácter general, el almacenamiento del material en obra suele realizarse sobre una base firme en el terreno con ligera pendiente de evacuación para el agua de lluvia y, si es posible, protegido del viento, con el fin de evitar exceso de humedad y contaminaciones. Deben estar ubicadas en distintas particiones según su tamaño, dejando carriles de acceso para ser retiradas por medios auxiliares, con el fin de llevarlas a pie de obra sin que en sus transiciones dañen los materiales almacenados.

El almacenamiento debe mantenerse el menor tiempo posible en obra. De todas formas, será necesario cuando se requiera poca cantidad y se reciba en un solo envío o cuando la partida del muro necesite gran acopio como almacén regulador para evitar posibles problemas de suministros.

 

8. Materiales en piedra a utilizar. Tipos. Características:

Desde las primeras civilizaciones hasta hoy día, la piedra y la madera han sido desde siempre los principales componentes de sus construcciones. El hombre ha aprendido a seleccionar las mejores piedras que la naturaleza ponía su alcance para utilizarlas como materia prima. Entre la gran variedad de solo algunas son aptas para su empleo en cantería por su estructura, dureza, resistencia, cercanía a la cantera y abundancia.

Se pueden clasificar los distintos tipos de piedras en tres grupos:

* Por su origen:

-Eruptivas, sedimentarias y metamórficas.

    Eruptivas plutónicas, como granito, sienita, diorita, gabro pórfidos.

    Eruptivas volcánicas, como traquita, diabasa, basalto, toba y pumita.

   Sedimentación mecánica de rocas, entre las que se incluyen areniscas,    conglomerados y brechas.

   Sedimentación química de rocas, entre las que se incluyen calizas, dolomitas y margas.

   Rocas de origen metamórfico, como mármol, pizarra y cuarcita.

 

*  Por su tamaño y forma:

- Bloque: piedra de grandes dimensiones, tal y como se extrae de la cantera.

- Sillar: piedra que no es manejable a mano por un solo operario y deberá ser manipulada mediante medios auxiliares. Tendrá forma geométrica.

-Mampuesto y sillarejo: piedras de pequeña dimensión que pueden ser manejadas por un solo operario. El mampuesto tendrá forma irregular o en bruto, también se le conoce por el nombre de canto si se encuentra redondeado por la acción de la erosión. El sillarejo tendrá forma geométrica.

-Laja: sillar o mampuesto de poco espesor y gran superficie que podrá ser manejado por un solo operario.

-Ripio: fragmentos de piedras rotas o quebradas de pequeña dimensión que son utilizadas para rellenos en paredes o solerías.

* Por su dureza:

- Piedra blanda: ejemplo de piedra caliza blanda es la toba, que puede cortarse con sierra de dientes los primeros días después de extraídos los bloques de la cantera.

- Piedra semidura: ejemplo son algunas calizas que necesitan para ser cortadas el uso de sierra de alambre de acero con abrasivo de arena de sílice.

- Piedra dura: ejemplo son algunas calizas, como el mármol, que necesitan para ser cortadas el uso de sierra de lámina y polvo de esmeril.

- Piedra muy dura: ejemplo son algunas silíceas, como pórfidos y granitos, que necesitan para ser cortadas el uso de sierra de disco de diamante o de carborundo.

Las características de las piedras más frecuentemente empleadas en cantería son:

- Granito: Sus principales componentes son cuarzo, feldespato y mica en proporciones aproximadas de 35% cuarzo, 40% feldespato y 25% mica, siendo de mayor dureza las que tienen más cuarzo y menor cantidad de mica. Son rocas cristalinas, inatacables por los gases, sulfatos y carburos.

Dureza media 6,5 en la escala de Mohs, densidad 2,7-3, peso 2.700-3.000 kg por cada mg, resistencia a compresión 800-2700 kg/crn2, resistencia a flexión 400 kg/crn2 y resistencia a tracción 180 kg/cm2

 

- Areniscas: rocas compuestas por arenas de cuarzo formadas por destrucción de rocas preexistentes debido a una continua erosión, que por la sedimentación en sucesivos estratos y soportando presiones y altas temperaturas dan origen a diversos tipos según la profundidad y el componente aglutinante, como carbonato cálcico solo o junto al magnesio, óxido de hierro, arcilla, etc. Estos le confieren los distintos colores blancos, amarillos, ocres, marrones, rojos, verdes, etc.

- Calizas: rocas compuestas por carbonato cálcico por acumulación de conchas y esqueletos calcáreos de seres acuáticos. En su extracción, son piedras blandas que se endurecen en pocos días con la exposición al aire. Tienen una densidad de 2 y una resistencia a compresión 100-300 kg/cm. Además de su empleo como rocas para la ejecución de muros, se obtiene de ellas la cal.

9. Elementos constructivos en piedra natural. Tipos. Principales características:

La versatilidad de la piedra hace que se pueda utilizar como elemento estructural con capacidad portante, cubrición, muros, revestimiento de fachadas, pudiendo con ella dar solución a los huecos que sobre sus paramentos sean necesarios para hacer los espacios habitables. Además, la piedra posee grandes ventajas, como su durabilidad, fácil mantenimiento, buenas aislante térmico y acústico e ignífugo. A continuación, se enumeran los distintos tipos de elementos constructivos en piedra natural:

-Muros: elementos constructivos verticales que cumplen dos funciones principales: transmitir las cargas de los 'elementos de cubrición hacía los cimientos y crear espacios habitables. Según el tipo de piedra, se clasifican en sillares y mampuestos.

-Dinteles: mediante un sillar o un conjunto de sillares o sillarejos, permiten salvar un espacio no muy grande mediante una disposición sencilla, pudiendo clasificarse según se emplee una sola piedra, denominándose monolítico, o varias, denominándose abovedado.

-Pilares o columnas: elementos constructivos verticales cuya función es transmitir las cargas de los elementos de cubrición hacia los cimientos.

 

La clasificación genérica según los órdenes arquitectónicos clásicos es:

Dórico – Jónico – Corintio – Toscano – Compuesto.

Según el tipo de fuste:

- Columna lisa.

- Columna estriada o acanalada.

- Columna fasciculada.

- Columna agrupada.

- Columna salomónica.

- Columna románica.

Arcos: conjunto de sillares o sillarejos que permiten salvar un espacio más o menos grande mediante una disposición en curva.

 

Bóvedas: estructuras que sirven para cubrir espacios limitados por muros, en una disposición de elementos que permiten contener las presiones entre ellos y soportar las cargas a las que estén sometidos.

Cúpulas: estructuras que sirven para cubrir espacios de planta circular poligonal o cuadrada. Son bóvedas de revolución semiesférica, semielípticas o formadas por una serie de arranques de arcos que cortan al eje en su vértice.

10. Tipos de fábricas de piedra:

Existe gran variedad de disposición y trabazón de las piedras en la ejecución de los muros. La clasificación de los aparejos viene dada por cómo disponen las piedras y por el material de agarre que se utilice. Según esto, clasifican en:

Mampostería: fábricas ejecutadas con piedras sin labrar, con forma irregular, tal y como se extraen de la cantera:

- En seco.

- A hueso.

- Con mortero.

- De cal y canto.

Sillería: fábricas ejecutadas con piedras labradas o apisonadas de forma geométrica.

- A hueso. - Con mortero. - Recta. - Aplantillada.

- Moldada. - Almohadillada. - Decorada.

- Pulimentada. - Punteada. - Uñeteada. - Abujardada.

- Apiconada. - Rústica. - Desbastada. - Averrugada.

11. Proceso general de colocación de mampostería, sillería y perpiaño. Principales actividades. Secuencia:

El proceso de construcción de muro de mampostería, sillería o perpiaño debe estar supervisado continuamente en cuanto a su correcta ubicación, dimensión, en la verticalidad de sus paramentos, en sus espesores y en la calidad de sus componentes, como la piedra y el mortero si lo llevase. Todo esto permitirá que el proceso de colocación sea correcto y el resultado un muro de estructura sólida, estable y estético. Para ello, se observará el siguiente orden de actividades:

- Replanteo del muro: para realizarlo, se necesitará disponer de las siguientes herramientas: reglas, nivel, plomada, escuadra, cuerdas, cinta métrica, metro, lápiz y martillo.

- Tomar medidas sobre el terreno, clavar las camillas y colocar la tirantez para fijar los ejes de cimientos.

- Marcar con yeso o con añil los ejes del muro.

-  Marcar, después de medir sobre los ejes, la anchura de la cimentación del muro.

 

• Excavación y cimientos:

- Realizar la excavación y preparar el cimiento.

- Colocar los mampuestos o sillares que sirven de base enterrados entre 20 o 25 cm bajo el nivel del terreno. Esta primera hilada se denomina losa de erección.

* Elaboración del mortero: para la ejecución de muros de piedra natural en los que se emplee mortero, el más habitual es el bastardo. La cal junto con el cemento hace que tenga algo menos de resistencia a los 28 días, pero a la larga mejorará la resistencia. Una dosificación adecuada para muros será 1:1:6, es decir, una parte de cemento, una de cal y seis de arena, medidas en volumen. El agua se añadirá hasta obtener la correcta hidratación y trabajabilidad de la mezcla.

* Replanteo para levantamiento: en sillares, sobre la losa de erección, se replantean las juntas, los encuentros con otros muros para su traba, los huecos, y se ponen sillares extremos. Entre ellos, se coloca la tirantez, que servirá de guía para la colocación de los sillares en cada hilada. En mampuestos, sobre la losa de erección, se colocan los listones y se replantean los encuentros con otros muros para su traba y los huecos.

* Levantamiento del muro: para realizarlo, se necesita disponer de las siguientes herramientas: regla, nivel, escuadra, cuerdas, metro, lápiz, martillo, maceta, cincel, pico, cubos, marrón, etc…

 

- Mojar la piedra para evitar que absorba humedad del mortero.

- Colocar el mortero sobre la hilada inferior.

- Colocar las piedras. Los sillares se asentarán sobre cuñas de madera, que se retirarán una vez perfectamente colocados.

- Asentarlos golpeándolos con un martillo.

- Comprobar su aplomo y alineación.

- Retirar el material aglomerante sobrante.

- En caso de mampuestos, acuñarlos y/o rellenar el interior con ripio y mortero.

12. Sistemas de colocación de piezas en gruesos espesores. Colocación a hueso o en seco, sistemas por adherencia (morteros y resinas) y sistemas de anclaje, tipologías disposición y colocación:

Para colocar las piezas según esté previsto, se suele emplear un material aglutinante, como el mortero, que las une, o pueden unirse las piezas sin mortero, denominándose sillar a hueso o mampostería en seco.

12.1. Colocación a hueso o en seco:

Para el caso de sillares a hueso, se colocan las piezas sobre las cuñas de madera sin asiento de mortero. Se tapan con yeso las juntas, excepto las superiores, por las que se inyectará la lechada de mortero para su llenado. Una vez endurecido el mortero, se retiran el yeso y las cuñas.

Cuando se trata de una mampostería en seco, las piezas se asientan sobre ripios, broza o barro.

12.2. Sistemas por adherencia: morteros y resinas:

El mortero o conglomerante es un material capaz de unir distintas piezas de construcción interponiéndose entre ellas y actuando como adherente o pegamento, dando una cohesión al conjunto mediante transformaciones químicas internas que hacen que pase del fraguado al endurecido a mayor o menor velocidad según el tipo y en contacto con el aire (aéreo) o bajo el agua (hidráulicas). Su componente principal es el cemento, la cal o el yeso con áridos finos (arenas) y el agua según dosificación.

Las resinas son adhesivos naturales o sintéticos que fijan o unen distintas piezas de construcción interponiéndose entre ellas por contacto superficial, actuando como un pegamento. Las utilizadas en construcción tienen una naturaleza sintética, siendo polímeros derivados del petróleo.

 

La ejecución de un muro se realiza mediante la colocación de las piedras sobre asiento de mortero en cantidad suficiente para que quede bien repartida y el sobrante pueda ser retirado. La resina como conglomerante es útil usarla en las zonas húmedas o para reparaciones, aplicándolo mediante inyección. Una resina muy utiliza en obra con este fin es la resina epoxi.

12.3. Sistemas de anclaje. Tipología, disposición y colocación

Se colocan en zonas de mayores cargas y en revestimientos y, según el tipo, la disposición en la obra y su colocación, se pueden clasificar en:

* Enlaces entre sillares de misma hilada:

- Tochos o lañas. - Toledana. - Horquillas.

- Grapas de hierro galvanizado, cobre, latón o bronce.

* Anclajes de sujeción para su manipulación:

- Tijeras, tenazas, cuñas diablos o castañuelas.

Juntas de cantería (actúan a modo de clavija, rellenándose posteriormente con lechada de cemento. Ayudan a resistir las presiones laterales):

13. Componentes, mezclas de agarre y asiento

Se llama mortero al conglomerado formado por un aglomerante, arena y agua. Según el tipo de fábrica, se emplearán la cal, el cemento o ambos como aglomerante, obteniendo el mortero a la cal, mortero de cemento o mortero mixto o bastardo.

 

 

 

14. Trabazón, llaves, encuentros, puntos singulares, remates:

Para la unión entre los elementos de un muro de piedra de sillería, se puede recurrir a distintos medios de sujeción:

Trabazón: mediante formas especiales en la testa de los sillares continuados se consigue un encadenado, ejemplo de esto son los dentados o los machihembrados.

Llaves: estas se colocan en zonas donde el muro debe soportar mayores cargas. Por un lado, están las que se realizan con elementos metálicos entre sillares de misma hilada mediante tochos por otro lado, las juntas de cantería a tope, de clavija, rebajada, de espiga y secreta de muestra, que posteriormente deberá rellenarse con lechada de cemento.

Encuentros: zona común entre dos muros que tienen direcciones distintas y se encuentran. Para conseguir que queden bien trabados los aparejos de los muros, se desplazan las llagas de una hilada respecto a la anterior y siguiente, evitando que coincidan. Las diversas uniones o encuentros entre muros se clasifican en:

* Cruces: prolongación de dos muros más allá de la intersección, resultando cuatro rincones.

* Encentro: solo continúa uno de los muros, resultando dos rincones. Esquinas: no se prolonga ninguno de los dos, resultando una esquina y un rincón.

* Encuentros de muros de piedra mixtos en pilastras y refuerzos en esquinas.

• Remates: cuando se practica un hueco en los muros de sillería, hay que sustituir las piedras del muro por piezas de remate que forman el hueco de luz o ventilación. Estas piezas deben transmitir las cargas del hueco a las hiladas inferiores. Estas piezas pueden tener un gran valor estético según su elaboración:

Arcos. - Dinteles. -Jambas. - Alfeizar.

15. Máquinas, equipos y herramientas específicas de la colocación de piedra y materiales: selección, preparación, manejo, operaciones de mantenimiento (manuales de instrucciones), operaciones de limpieza y almacenamiento

Antes de comenzar la construcción de un muro, hay que estudiar la forma en que se va a ejecutarlo, es decir, con qué medios humanos, mecánicos, herramientas y equipos se va a contar. Para ello, se debe estudiar la manera de equilibrar el tiempo según un planning, el coste acorde al presupuesto de ejecución material y la seguridad en la ejecución según el plan de Prevención de Riesgos Laborales (PRL) para la obra.

 

 

 

15.1. Selección:

Una vez que se cuenta con los datos de partida de la obra, para tomar una decisión acertada hay que identificar y valorar los factores de ella que van a influir en la selección de maquinaria, equipos y herramientas a emplear. Estos factores son el tipo de muro, que establecerá el peso, la dimensión y la forma de las piezas a manipular, el volumen de la partida, que establece la cantidad de m2 que hay que ejecutar en el tiempo previsto, la accesibilidad en obra y al tajo de máquinas, equipos o herramientas cuando exista diferencia de cota entre la zona de operaciones y el muro a ejecutar, pues debe haber espacio suficiente para maniobrar y que la naturaleza del firme sea estable en la zona de operaciones. Hay que saber también con qué operarios se cuenta y cuál es su formación y seleccionar solo máquinas, equipos y/o herramientas con el marcado CE.

Los equipos a seleccionar podrán ser equipos mecánicos o manuales. Si son mecánicos, deberán instalarse en las máquinas para la colocación de las piedras y medios auxiliares. Podrán ser:

* Equipos:

- Bivalva (mecánicas) - Pulpos (mecánicos) - Pinzas (mecánicas y manuales)

- Tenazas (mecánicas y manuales) - Cuñas, diablos o castañuelas.

* Medios auxiliares:

- Andamios. - Castilletes. - Cimbras.

*Herramientas:

- Pistolete: para taladros. - Falsa escuadra.

- Berbiquí: para taladros en piedras blandas.

- Martillón. - Maceta. - Mazo. - Escuadra.

- Barra: desplazamientos de ajuste de piedras.

- Martillo de desbaste: solo para mampostería.

- Leva: desplazamientos de ajuste de piedras de gran tamaño.

- Plomada: comprobación de verticalidad.

- Nivel de burbuja: comprobación de horizontalidad y verticalidad.

- Cinta métrica: comprobación de medidas.

- Escoda. - Compás de vara. - Falsa. - Pico.

- Fija, espadón o fixadeira: ajuste en colocación de sillares.

- Martellina o bujarda.

- Trinchante: solo para piedras blandas.

- Cuñas: para cortar piedras.

- Media caña. - Oblicuos. - Gradina.

- Broca (piedras blandas).

- Gubia (piedras blandas).

- Sierra de trocear: para cortar piedras blandas.

 

15.2. Preparación

Para que una producción funcione eficientemente, se debe disponer de las máquinas y los equipos preparados y ajustados para la tarea antes y después del momento en que sean requeridos para no detener el proceso de ejecución.

1 5.3. Manejo

Debido a su manejo habitual, pueden parecer poco peligrosas, sin embargo, pueden provocar ocasionalmente heridas leves, graves o muy graves. La causa suele ser de diversa naturaleza, pero las más habituales son:

15.4. Operaciones de mantenimiento. Manuales de instrucciones

La función principal de estas operaciones es la de prevenir accidentes y lesiones en el trabajador, así como mantener las máquinas, los equipos y las herramientas en buenas condiciones.

Los objetivos principales de las tareas de mantenimiento son:

Evitar, reducir o reparar los posibles fallos que pudiesen aparecer. Disminuir su gravedad si no se llegan a evitar.

Optimizar las máquinas, los equipos o las herramientas, evitando paradas por fallos y prolongando su vida útil.

 

 

 

15.5. Operaciones de limpieza y almacenamiento

En cuanto a la limpieza, por medidas tanto organizativas y medioambientales como de seguridad, la obra debe estar ordenada y limpia de escombros para agilizar los trabajos y evitar riesgos de accidentes laborales, así como previstos los procedimientos de recogida de materiales reciclables.

16. Operaciones de fin de jornada

Son aquellas que se realizan, durante el tiempo que persiste la ejecución, de forma repetitiva y automática al final de la jornada laboral.

La finalidad de estas operaciones es:

- Organizar el trabajo para hacerlo más efectivo.

- Preparar los tajos para el día siguiente.- Limpieza del área de trabajo.

- Guardar los elementos de valor que quedarán en la obra.

17. Materiales en piedra recibidos en obra: identificación, comprobaciones, manipulación, transporte y almacenamiento en obra

Identificación:

En obras de mampostería, la piedra empleada para la construcción es más sencilla de identificar que en obras de sillería, ya que estas, debido a su mayor complejidad en las construcciones, se identifican y especifican según las distintas funciones que pueden llegar a cumplir en el conjunto de la obra, Las definiciones por unidad de obra son las siguientes:

* Puertas: - Dintel (con o sin derrame) - Jambas (con o sin derrame) - Umbral.

* Ventanas: - Dintel. (con o sin derrame) - Alféizar o vierteaguas.

* Remates de pretil: - Albardillas.

* Voladizos: - Ménsulas.

* Arcos: - Imposta (base). - Salmer o sillar de arranque. - Riñones.

- Contraclave. - Clave.

* Pilares: - Pedestal: Basa.  -Columna: Fuste. Capitel. -Entablamento: Arquitrabe.  . Friso.  . Cornisa.

 

 

17.2. Comprobaciones:

En la recepción de la piedra en obra, que vendrá desde la cantera en el caso de las obras de mampostería o del taller de labra en el caso de obra de sillería es necesario comprobar, preferiblemente antes de la descarga o una vez descargado, que el material corresponde con lo pedido. Para ello, se comprobara el albarán de entrega y se hará un análisis mediante la apreciación visual de posibles daños hasta el alcance de la vista, salvo vicios ocultos, comprobando la ausencia de fisuras, la no falta de resistencia, la naturaleza de la piedra, la tonalidad y la ausencia de manchas. La aceptación de la entrega del pedido en cuanto a su morfología se comprobará utilizando las plantillas y la cinta métrica, principalmente.

17.3. Manipulación. Transporte. Almacenamiento:

En cuanto a la manipulación, desde que el material entra en obra hasta que es colocado en su lugar definitivo en la construcción, va a tener que soportar desplazamientos en mayor o menor medida según sean las características de la obra a ejecutar y la organización prevista. Para no dañar las características de la piedra en estos desplazamientos, hay que organizarlos de manera que sean los menos posibles y que su manipulación sea la correcta.

Deberán almacenarse en el lugar de acopio previsto a tal fin, según la organización de la obra. Este lugar deberá estar ordenado, limpio y en buen estado para evitar que se produzcan fragmentaciones. Para los diferentes tipos de piedras que haya que almacenar, habrá que ubicarlos por zonas, de manera que se facilite su localización.

1 8. Utilización de medios auxiliares en fábricas de piedra: sistemas de elevación y suspensión (grúas, eslingas, cuñas, etc.), andamios y apuntalamientos, arriostramientos provisionales:

En la evolución de la construcción a lo largo de la historia, los medios auxiliares han tenido gran influencia. En los últimos 100 años, la mejora continua ha sido espectacular, sobre todo en sus facetas de seguridad, capacidad y rendimientos. Entre los medios auxiliares más representativos, están los sistemas de elevación y suspensión, los andamios y puntales y los arriostramientos provisionales.

18.1. Sistemas de elevación y suspensión: grúas, eslingas, cuñas, etc.

Para el izado de las piedras en obra y con el fin de que no se deterioren, habrá que manipularlas en la postura adecuada según la normativa de seguridad y Prevención de Riesgos Laborales. En la actualidad, existen muchos tipos de sistemas de elevación y cada una se adaptará mejor a la tipología de cada obra.

 

 

 

Grúas

Dentro de los distintos tipos, se pueden destacar las grúas fijas (grúa torre, grúa desplegable o trepantes y montacargas o winche) y las grúas móviles sobre camión u orugas sobre cadenas.

Eslingas o cinchas

Es una herramienta que permite sujetar la carga con seguridad a la grúa. Soporta los esfuerzos de tracción, transmitiendo la carga al gancho de la grúa. La eslinga podrá estar hecha de acero o de material sintético y tendrá un ancho y una longitud específicos según características y fabricante. En sus extremos, tendrá un lazo u ojo donde irá el grillete, gancho o anilla a la que se unirá el elemento de cogida elegido, que podrá ser la tijera, la tenaza o las cuñas o castañuelas, etc.

Tijeras, tenazas, cuñas o castañuelas

Son los sistemas de cogida de las piedras para recogerlas, suspenderlas y depositarlas en el lugar de destino.

18.2. Andamios:

Son estructuras provisionales metálicas que disponen de plataformas de trabajo para los operarios, siendo adaptables en altura y forma, utilizándose en obra como elemento auxiliar para la ejecución o reparación en aquellas zonas que no son fácilmente accesibles. Los tipos de andamios más habituales en las obras de fábrica de piedra natural son los andamios de fachada, los móviles, las borriquetas y los andamios colgados.

 

 

18.3. Apuntalamientos, arriostramientos provisionales.

Los apuntalamientos son aquellos medios auxiliares formados por puntales, que buscan apoyar, consolidar, sostener y reforzar alguna parte de la construcción que se necesite estabilizar estructuralmente. Suelen ser habitualmente medidas transitorias.

Los arriostramientos tienen como fin principal dar mayor estabilidad a las estructuras. Hay varios tipos, que se clasifican según la función que cumplen:

Lateral: estabiliza una estructura que está sometida a esfuerzos laterales Diagonal: estabiliza un marco o pórtico. Se conoce habitualmente como cruz de San Andrés.

De montaje: su utilidad es provisional mientras se realiza el montaje. En K: variante del diagonal en la que se incorpora un arriostramiento a una barra central vertical entre las diagonales.

En ángulo: arriostramiento entre un elemento vertical y otro horizontal.

19. Procesos y condiciones de calidad en fábricas de piedra natural; comprobaciones, principales defectos e irregularidades, causas y soluciones posibles:

La única forma que hay para obtener un resultado satisfactorio en la ejecución de una fábrica de piedra natural es llevar a cabo un control de calidad acorde con las exigencias que tuviera. Para ello, se deben realizar las comprobaciones pertinentes y conocer los defectos más habituales en las fábricas, sus causas y sus posibles soluciones.

20. Comprobaciones.

Para un correcto control, hay que verificar los trabajos de replanteo, comprobar la materia prima es correcta, que el proceso ejecución cumple con características proyectadas y que los medios auxiliares y los operarios son los adecuados.

El control a realizar a la piedra, para comprobar que es de buena calidad, debe cumplir positivamente las siguientes características:

- Apariencia: textura adecuada y compacta. Los colores claros son más adecuados, pues son más durables.

- Estructura: la textura debe estar libre de cavidades, fisuras y sin material blando. Los estratos no deben ser visibles a la vista.

Resistencia: la piedra debe ser fuerte y durable. La resistencia a compresión de las piedras suele oscilar entre 60 y 200 N/mm2

 

Peso: indicador de la densidad y porosidad de la piedra. Si lo que se busca es una piedra para cubrición, interesará una de poco peso. En cambio, si se requiere resistencia, cuanta más densidad, mejor.

Dureza: característica muy importante, principalmente en solerías. Se determina mediante la escala de Mohs.

Tenacidad: resistencia al impacto de la piedra.

Porosidad y absorción: para la construcción de muros, esta característica es muy negativa, pues, al absorber agua, puede fracturarse por congelación y posteriormente desintegrarse. Depende de la naturaleza del mineral.

21. Principales defectos e irregularidades.

Aparecen por diversas causas, entre las que se encuentran el envejecimiento debido a las atmósferas contaminadas y el agotamiento de canteras, poniendo en el mercado piedras de menor calidad o la abertura de nuevas en las que aún no se conocen todas las características que sí se conocían de las canteras agotadas.

Se puede hacer una clasificación según el origen del defecto:

- Mala ejecución de la construcción, ya sea por defecto de forma, cimentación deficiente, falta de verticalidad, deficiente aparejo, mortero de agarre insuficiente, excesivo o de baja calidad, sobredimensionado o deficiencias de dimensionado.

- Inherentes a las piedras: aparece como consecuencia de los diferentes estratos en su formación, de fisuras diminutas cuya formación se atribuye a movimientos.

- Debidos a la experiencia del cantero y al uso de explosivos: se pueden causar grietas en la extracción. La humedad que la piedra tiene en la cantera en la extracción va disminuyendo, endureciendo a medida que disminuye la humedad.

- Dependiendo de los planos de estratificación: las posiciones de la piedra en obra podrán ser adecuadas, por ejemplo perpendiculares a la dirección del esfuerzo, o inadecuada, colocándose paralelas a la dirección del esfuerzo.

- Debidos a acciones químicas: zonas donde se ha realizado la disolución de bicarbonato cálcico y ha habido depósitos de carbonato cálcico, ha tenido lugar la evaporación del agua.

- Debidos a acciones físicas: el coeficiente de dilatación de los minerales que constituyen la piedra origina tensiones que pueden crear grietas y más tarde la rotura.

 

 

 

22. Causas.

Las principales causas que deterioran la piedra y reducen su durabilidad son:

- Lluvia: afecta físicamente mediante la erosión, el transporte y la sedimentación y químicamente mediante la oxidación e hidratación de minerales componentes de la piedra.

- Heladas: el agua interna o la que se introduce en las fisuras, al helarse, puede producir fragmentación y rotura.

- Viento: al arrastrar partículas sólidas y chocar contra las piedras, produce abrasión en ellas.

- Variación térmica: en piedras compuestas de distintos minerales, la diferente densidad provoca tensiones internas con los cambios de temperatura que pueden deteriorarlas.

- Vegetales: la humedad, junto a elementos orgánicos o inorgánicos, puede generar procesos bacteriológicos de descomposición.

- Líquenes: protegen a las piedras, excepto a la caliza, que la destruyen.

- Agentes químicos: las piedras pueden ser deterioradas por hongos ácidos de la atmósfera.

8Comentarios

    • Avatar
      alquiler andamios madrid
      abr 29, 2016

      Para este tipo de trabajos hay que optar por un tipo de andamio específico como muestra el artículo, me ha parecido bastante fiable la información y muy bien redactada; gracias por compartirlo.

    • Avatar
      pepe Serra
      dic 17, 2016

      Um muro de 30 m de largo x 0,50 de ancho de piedra irregular tiene que llevar junta de dilatación?

      • Avatar
        labrarte
        dic 21, 2016

        Buenas Me imagino que estamos hablando de un muro de mampostería, siendo así, todo depende. Si el muro lleva las juntas rellenas de mortero u otro elemento, deberíamos dejar una junta de dilatación como mínimo cada diez metros. Si al contrario la piedra va colocada a hueso, sin mortero, no es necesario, ya que esos huecos que quedan entre piedra y piedra dejan que las piedra dilaten sin alterar la estructura.

        • Avatar
          pepe Serra
          ene 21, 2017

          Pues la hemos empanado. Me han salido fisuras verticales. No muy anchas de mm. pero me han salido. Se lo comente al albañil y me dijo que no creía...cagada. Pese a estas fisuras se podría cargar un tejado de madera?? Que opina.

        • Avatar
          José Serra Colmenar
          ene 21, 2017

          Disculpe que insista. Estas fisuras harán de junta de dilatación natural o espontánea..Supongo que habrá que ver la evolución y su dimensión. Y valorar su enjundia para decidir si se puede cargar una estructura de madera sobre tablón durmiente o apoyar las cerchas en el muro directamente. Que opina??

          • Avatar
            labrarte
            ene 25, 2017

            Buenas, por lo que veo usted le comento al albañil que le iba a realizar la obra, lo de dejar juntas de dilatación y le dijo que no creía necesario dejarlas, pues ya ve usted que si las llevaba, pero bueno ahora toca buscar soluciones. Lo que me comenta de las grietas, si no tienen un buen cimiento seguirán abriendose mas, habría que repararlas colocando llaves metálicas ocultas para que no se habrán mas, y para que no aparezcan por otro lado intentar hacer esas juntas de dilatación de alguna manera, bien cortando o quitando algunas piedras, para luego volver a colocarlas dejando esta vez las juntas de dilatación. El techo de madera yo no lo pondría hasta no solucionar lo de las grietas, ya que podría dañarlo.

            • Avatar
              labrarte
              ene 25, 2017

              Si necesita ayuda urgente y mas detallada, siempre puede contactar conmigo por tlf o wasap, como lo prefiera.Seria un método mas rápido que este. Para ver si le puedo ayudar. tlf: 630 382 282

    • Avatar
      José Luis
      jun 11, 2017

      Interesante el blog!!!. Estoy describiendo la sillería de un puente y me gustaría definir bien los diferentes acabados de su sillería. No tengo claro si se trata de abujardado, desbastado, uñeteado, etc. y busco imágenes de acabados pero siendo diferentes se parecen mucho. Me podría ayudar a definir los 3 o 4 acabados que tienen los sillares de mi puente si le envío unas fotos? Gracias

Dejar un comentario

* Nombre:
* E-mail: (No se Publica)
   Sitio web: (Url del sitio con http://)
* Comentario:
Código