Artículos Recientes

Últimos comentarios

Ajuste en obra de las piezas de mampostería, sillería y perpiaño.

Ajuste en obra de las piezas de mampostería, sillería y perpiaño.

1. Introducción.

El ser humano ha sabido aprovechar la piedra natural de muy diversas maneras a lo largo de la historia. En tiempos remotos, hizo de este elemento el principal aliado de su vida cotidiana, convirtiendo las piedras en herramientas, armas y objetos de culto o funerarios, llegando a ser tan abundantes y tan importantes los yacimientos y hallazgos de industrias líticas en todo el planeta que ha dado nombre a toda una era de la Prehistoria: la Edad de Piedra.

2. Preparación de mampuestos a partir de piedra en bruto.

Antes de empezar a trabajar las piedras, es necesario conocerlas un poco, ya que son muchas las especies que se presentan en la naturaleza, pero pocas las que sirven para la construcción.

2.1. Tipos de piedras utilizadas en construcción.

Es de sobra conocida la clasificación científica más común de las rocas según su origen: rocas eruptivas o ígneas, metamórficas y sedimentarias, pero también es posible clasificarlas según los minerales que entran en su composición, ya que, dependiendo de estos, las rocas o piedras tendrán unas cualidades o características distintas para su uso en construcción. Básicamente, las piedras apropiadas para usarlas como materiales de construcción se pueden dividir en dos grandes grupos:

-          Los que están formados principalmente por óxido cálcico: piedras calcáreas.

-          Las que tienen por base principal el sílice: piedras silíceas.

Piedras calcáreas:

Dentro de este grupo, las más importantes son:

- Calizas: compuestas por ácido carbónico y óxido de calcio, se descomponen por la acción del calor, dando origen a productos de naturaleza distinta (cal, cemento), solubles a los ácidos produciendo efervescencias al contacto con ellos. Escala de dureza 3, raya al cobre y es rayada por el hierro. Existen muchas variedades de calizas, las más usadas son la caliza sacaroidea (mármol), la caliza compacta, más fina que el mármol, la caliza basta que no admite pulimento, y la caliza silícea muy útil por su dureza.

-Yeso: sulfato de cal hidratado, soluble al agua, por la acción del calor se transforma en yeso vivo. Blando, puede rayarse con la uña.

 

 

Piedras silíceas:

Existen gran variedad de piedras silíceas, todas ellas de gran dureza, siendo las más empleadas:

- Arenisca: aglomeraciones de granos de sílice puro (cuarzo). No se disuelve en los ácidos ni se altera al fuego. Raya el cristal.

- Granito: compuesto principalmente por cuarzo, feldespato y mica. De gran dureza. Muy empleado en construcción.

- Pizarra: se compone de sílice y generalmente de óxido de aluminio. Estructura hojosa, puede ser rayada por un cuchillo. Por su facilidad para dividirse en capas más o menos finas, se usa mucho en cubiertas, sustituyendo a las tejas, y en la realización de revestimientos de fachadas.

- Piedras volcánicas: compuestas por sílice y distintos óxidos. Las más interesantes son los basaltos, de gran dureza, las lavas y la piedra pómez.

2.2. Propiedades básicas de las piedras.

Conocidas algunas de las piedras más utilizadas, se describirán a continuación las propiedades que se presentan en ellas y que hay que tener en cuenta para su uso en obra:

- Exfoliación: facilidad con que un material se rompe en uno o más planos definidos, o sea, por donde su masa presenta menos cohesión.

- Lustre: aspecto de la superficie del material al reflejo de la luz (pulido).

- Apariencia: para trabajos en fachadas (cara vista), debe tener una textura adecuada y compacta.

- Estructura: la piedra partida no debe tener un color apagado y su textura ha de estar libre de cavidades, fisuras y materiales blandos. A simple vista, no deben apreciarse las estratificaciones.

- Resistencia: la piedra ha de ser fuerte y resistir a la acción desintegradora del tiempo. La resistencia a la compresión ha de oscilar entre los 60 y 200 N/m2.

- Peso: relación entre porosidad y densidad. Cuanto más poroso sea el material, es menos denso, pesa menos. Si el material es más denso, tiene menos poros y, por lo tanto, pesa más.

- Dureza: propiedad muy importante para suelos y pavimentos. Se determina por la escala de Mohs.

- Tenacidad: resistencia al impacto que tiene la piedra.

- Trabajabilidad: facilidad con que se corta, da forma y tamaño adecuado a la pieza que se labra. A más trabajabilidad, más viable económicamente es el producto resultante.

- Resistencia al fuego: las piedras han de estar libres de carbonato cálcico, óxidos de hierro y de minerales con alto coeficiente de expansión térmica.

- Movimiento térmico (dilataciones): los materiales pétreos pueden causar problemas en uniones y juntas al absorber agua de lluvia o al estar expuestos al calor.

2.3. Obtención de la piedra en bruto.

Normalmente, la piedra natural se extrae en canteras, que pueden estar a cielo abierto o en minas subterráneas. Los métodos de trabajo no han cambiado mucho con el tiempo desde épocas antiguas hasta hoy, con el concurso de útiles y herramientas de mano similares. El mayor empleo de los explosivos y la introducción en las canteras de maquinaria pesada marca la diferencia, al facilitar la extracción y posterior manipulación de los bloques de piedra.

En rocas sueltas o en explotaciones de poca importancia, el arranque puede hacerse a mano aprovechando las grietas de la roca, aplicando en ellas cuñas o palancas hasta conseguir el desprendimiento del bloque en cuestión.

 

 

2.4. Labra de la piedra según el tipo de obra de fábrica.

En la realización de obras de fábrica de mampostería, se tienen en cuenta varios grupos o familias, que se distinguen por el acabado que se la da paramento en su cara vista. Como es lógico, según el acabado que se le dé a la obra, habrá que trabajar de forma distinta con la piedra a emplear para conseguir el resultado final que se busca.

- Mampostería ordinaria: aquella construida con piedras o mampuestos de formas varias, no llevando otra preparación que el arreglo con martillo para eliminar las partes capaces de debilitar o de impedir su correcta colocación.

- Mampostería en seco: se realiza con mampuestos colocados a hueso, sin mortero de unión entre ellos. Las piezas se arreglarán con martillo para conseguir un buen encaje de los mampuestos entre sí, eliminando los puntos más débiles.

- Mampostería escafilada: los mampuestos que se usarán en este tipo de fábrica solamente estarán algo labrados en los bordes de las caras que definen el paramento, dejando el resto de la cara averrugada o salediza. Para ello, se golpearán los bordes con martillo o maceta hasta conseguir el efecto deseado.

- Mampostería careada: en ella, los mampuestos de los paramentos vistos están labrados para conseguir una cara exterior plana, aunque tosca. El desbaste se realizará con martillo y trinchante en toda la superficie de la cara vista.

 

 

 

- Mampostería concertada: para este tipo se utilizarán, en sus paramentos vistos, mampuestos labrados en forma poligonal más o menos regular, de forma que sus caras de asiento sean lo más planas posible. Los mampuestos se desbastarán hasta conseguir formas regulares aunque toscas, utilizando para ello martillo y picón.

3. Selección y preparación de mampuestos para esquinas y huecos.

Al elaborar una obra de mampostería de piedra, es posible encontrarse con dos elementos estructurales muy importantes y a los que hay que prestar especial atención en la elección de las piedras que los conformarán y en la forma de estas. Estos elementos son las piedras que se colocan en las esquinas y las piedras que se colocan como elementos portantes cerrando huecos (dinteles).

3.1. Piedras para esquinas.

Las esquinas se forman cuando, al realizar una obra de fábrica cualquiera, dos lienzos de muro que siguen direcciones distintas se cortan en un punto formando ángulo con sus paramentos exteriores. Las piezas que se colocan en esos ángulos tienen la misión de unir a los dos muros entre sí, cohesionándolos de tal modo que los esfuerzos que sufran cada uno por separado los compartan entre ellos, sin que se produzcan grietas ni fisuras en la estructura que denoten la separación de los muros.

 

 

3.2. Huecos en muros de mampostería.

Un hueco en una fábrica de mampostería supone la interrupción de la continuidad de trabazón entre las piezas que la componen, con el consiguiente desvío y concentración de cargas sobre las paredes laterales del hueco (lambas). La manera más simple de salvar un hueco sin que aparezcan empujes laterales que puedan perjudicar la integridad de la obra es por medio de un dintel.

4. Preparación de los sillares y perpiaño.

A diferencia de los mampuestos, que son elementos normalmente irregulares y poco labrados, los sillares, sillarejos y perpiaños son piezas de piedra con un acabado muy cuidado, de formas regulares que, generalmente, vienen especificadas en el mismo proyecto de ejecución de la obra o edificio a la que van destinadas, en forma de despiece pormenorizado de todos los elementos singulares que componen la obra.

Este trabajo de transformación de la piedra en bruto a la piedra ya labrada se conoce como cantería y, tradicionalmente, eran varios los oficios que venían en el proceso: Cabuqueros, entalladores, canteros y tallistas o labrantes convertían la roca en elementos de construcción casi perfectos, utilizando los mismos métodos y herramientas durante siglos.

4.1. Sillar y perpiaño.

En construcción, se conoce por sillar a cada una de las piedras labradas por varias de sus caras que forman parte de una obra de fábrica de sillería.                                               Las formas, tamaños y acabados de los sillares que se van a emplear en una obra han de ajustarse a las especificaciones que, para cada uno de ellos, se indican en el plano de despiece, pues hay que considerar que cada sillar es una pieza individual que debe encajar en su sitio correspondiente para que el resultado final sea el deseado. Es, por tanto, muy importante el trabajo de elaboración que se realiza en los sillares hasta conseguir su acabado.

Los perpiaños se diferencian de los sillares principalmente en el tamaño: suelen ser piezas prismáticas de unos 45 cm de alto x 20 cm de grueso y de longitud variable, tradicionalmente con acabado rústico, que se emplean para la construcción.

 

Proceso de elaboración y oficios que intervienen.

Aunque, como se indicó anteriormente, la producción de elementos pétreos de construcción está muy mecanizada, es interesante-conocer el proceso artesanal que sigue la piedra en bruto hasta convertirse en un sillar o un perpiaño ya terminado.

Extracción.

El proceso de extracción de piedra natural en las primeras explotaciones industriales se hacía, como se mencionó anteriormente, por medio de cuñas hincadas en la dirección de debilidad de las rocas.

En función de la pieza que debe ser tallada, dentro del acopio de piedra en bruto, se procede a la selección de un bloque de dimensiones algo mayores que las definitivas, comprobando siempre que no tenga defectos o fisuras que puedan afear el trabajo.

Regularización o desbaste.

El encargado de dar la forma final a la pieza es el cantero. Con plantillas a tamaño real o bocetos sacados de los planos de despiece de la obra, trabaja en la pieza hasta conseguir las medidas, formas y acabados casi definitivos, dejando unos márgenes de entre 2 a 3 cm en cada cara, para prevenir los golpes o roturas que pueda sufrir la pieza en su transporte.

Labrado o tallado.

Consiste en la definición geométrica precisa de la pieza. Con el labrado, se va procediendo de menor a mayor definición, por lo que la eliminación excesiva de material puede estropear la pieza. Por eso, el trabajo de talla debe ser verificado continuamente con herramientas de control: La regla para comprobar las aristas y la planeidad de las superficies, la escuadra para comprobar la perpendicularidad de los planos y el compás para transportar y verificar las medidas.

5. Herramientas y útiles manuales y mecánicos para el ajuste. Utilización.

En el trabajo de ajuste de los materiales pétreos que se utilizan en construcción, intervienen un gran número de útiles y herramientas, tanto manuales como mecánicas, movidas por algún tipo de motor.

 

 

 

 

5.1. Herramientas manuales.

Las herramientas manuales usadas comúnmente en cantería se pueden clasificar de la siguiente forma:

- De medición: metro, escuadra, compás.

- De golpe o percusión: cuña, martillo, maceta, mazo, pico, bujarda, escoda.

- De corte: sierra de mano.

- De acabado: cincel, punzón, trinchante.

Herramientas de medición.

Usadas para la parte más técnica del trabajo, tienen la misión de ayudar al cantero a trasladar a la piedra con la que trabaja las formas y medidas dadas en los planos o bocetos.

Herramientas de golpe o percusión.

Por medio de su peso o forma, con estas herramientas se extraen o se parten rocas y piedras y sirven de ayuda en la utilización de otras herramientas.

Martillo. Es una herramienta utilizada para golpear una pieza causando su desplazamiento o de formación.

Maceta. Especie de martillo de doble cara y de mayor tamaño y peso, que puede oscilar entre los 0,5 y 3 kg. Es utilizado por canteros y albañiles para golpear cinceles o cortafríos o directamente contra la piedra.

Maceta portuguesa. Herramienta de mano similar al martillo. Su uso más común es golpeando directamente el material con que se trabaja, pero también se usa para tallar.

 

 

Pico. Herramienta formada por una barra de acero o hierro y un mango de madera, metal o resina. Normalmente, en la parte metálica un extremo termina en punta y el otro extremo es plano y con filo cortante. Se usa para cavar en terrenos duros y para remover piedras.

Escoda. Es una herramienta usada para labrar la piedra. Tiene forma de hacha con dos filos lisos en el mismo plano, suele pesar unos 2 o 3 kg y se usa cogiendo el mango con las dos manos y golpeando la piedra directamente.

Bujarda. Es una herramienta empleada en cantería para labrar la piedra. Se utiliza para acabados en superficies que se desean rugosas, por lo que también se puede considerar como una herramienta de acabado, pero, al usarse golpeando directamente sobre el material, se considera de golpe.

Cuñas. Más que una herramienta, a las cuñas se las puede considerar una máquina simple, como la palanca. Consisten en una pieza de metal o madera terminada en ángulo muy agudo.

 

 

Herramientas de corte.

En la actualidad, la mayoría de las herramientas usadas para extraer y trocear los bloques de piedra son mecánicas, tanto en cantera como en taller. Solamente la sierra de mano se sigue utilizando en el corte manual de piedras de consistencia blanda.

Sierra de mano. Herramienta que sirve para cortar cualquier tipo de materiales. Consiste en una hoja con el filo dentado a la que se le aplican movimientos de vaivén sobre una superficie u objeto.

Herramientas de acabado. Para dar el acabado final las piezas de piedra, se cuenta con el cincel, el punzón, el trinchante y el fiador. Estas herramientas, normalmente, necesitan del apoyo de las de golpe o percusión para poder desarrollar su trabajo.

Cincel. Herramienta manual diseñada para cortar, ranurar o desbastar material en frío mediante el golpe con un martillo adecuado. El filo de corte se deteriora con el uso, por lo que es necesario su reafilado cada cierto tiempo para mantener sus propiedades cortantes.

Gradina. Es una especie de cincel dentado que se utiliza en la talla de piedras naturales. Permite el devastado de la piedra con facilidad y proporciona una textura en forma de líneas paralelas que ayuda a ver con mayor nitidez el plano de la talla que se está realizando.

Punzón. De forma cilíndrica o prismática, con un extremo o boca con una punta aguda o de otro tipo que, al percutir o presionar al ser golpeado contra una superficie, deja impresa en troquel la forma de la punta.

Se utiliza para grabar en hueco o estampar a martillo marcas, signos o viñetas sobre cualquier tipo de superficie.

Trinchante. Es una herramienta de cantería en forma de hacha con dos filos dentados de unos 8 cm de largo que aparecen siempre en el mismo plano. El tamaño de los dientes puede variar o incluso tener los filos casi lisos.

 

 

Cepillo de cantería. Es una herramienta empleada en trabajos de cantería para labrar piedras blandas, como las piedras calizas. Se compone de un mango de madera con varias tiras paralelas de acero que se utilizan para obtener superficies lisas. Originariamente, el mango se hacía siempre de madera de haya.

5.2. Herramientas mecánicas.

Para la extracción de la piedra en las canteras y su posterior transformación, se utilizan en la actualidad un gran número de máquinas, que han facilitado mucho la comercialización de la piedra. Esta transformación se lleva a cabo en dos fases:

- Cortado de los grandes bloques de roca a pie de cantera.

- Cortado, troceado y acabado de la piedra en taller.

Máquinas de cantera.

Los cortes de los grandes bloques de roca en cantera se realizan con máquinas de hilo diamantado y con rozadoras de brazo o de cadena, similares a una gran motosierra.

Máquina de corte con hilo diamantado.

Es de los medios más utilizados para la extracción de roca, dado el aprovechamiento de mineral que se obtiene con el empleo de esta máquina. Su función básica es la realización de cortes verticales en la torta o bloque.

Rozadora de cadena.

Las cualidades de esta máquina rozadora hacen que el proceso extractivo sea más fácil y rápido que el de otras máquinas. Está equipada por un brazo de 3,4 m que puede realizar trabajos especiales, como rebajar el lecho de la cantera o abrir canales para realizar nuevos bancos.

 

 

Máquinas de taller.

El trabajo de transformación de los bloques provenientes de la cantera se realiza en talleres o aserraderos, empleando distintas máquinas para el corte y el acabado de las piezas listas para la comercialización.

Telares de multilama.

Constan de flejes que, mediante un movimiento de vaivén, atraviesan el bloque y lo convierten en un conjunto de tablas. El corte lo realizan unas pastillas diamantadas dispuestas en los flejes, que también cuentan con la ayuda de abrasivos incorporados (granalla de acero), para cortes de materiales duros, como el granito. Todo el conjunto va refrigerado con agua que, además, neutraliza las partículas de polvo producidas por la acción de serrado.

Cortadoras de disco.

Las cortadoras de disco diamantado se presentan de diversos tamaños y modelos, de puente o de mesa para cortar grandes piezas, o incluso para su uso manual. Estas máquinas tienen un motor que hace girar a gran velocidad un disco que consta de dos partes: el alma, chapa de acero de gran calidad, y los segmentos diamantados, que contienen una mezcla de diamante y polvo metálico, fijados al alma por medio de soldadura con una aleación de plata o por medio de soldadura láser.

Máquinas de acabado.

El acabado superficial de la piedra, ya sea para uso ornamental o para trabajos de menos calidad de acabado, también se está mecanizando en la actualidad con el empleo de pulidoras o abujardadoras.

Para pulir y lustrar cualquier superficie, se recurre a diversas técnicas. Una de estas técnicas consiste en sujetar la pieza en un banco de trabajo, mientras que uno o más mandriles proceden a pulir la losa.

 

Abujardadoras.

Son máquinas que, mediante platos giratorios intercambiables, consiguen el acabado abujardado de la piedra. En talleres, los platos de abujardar generalmente se acoplan en las máquinas pulidoras, pues funcionan del mismo modo.

6. Eliminación de precortes del transporte del perpiaño.

Cuando se hace una obra de perpiaño, aunque el paralelepípedo ya viene formado de la cantera, es necesario labrar las caras de su lecho, cabezas o paramentos hasta conseguir superficies planas, no solo por la estética, sino para que asienten unas sobre otras sin necesidad de cuñas.

 

 

 

 

7. Abrir o lajado de piezas de piedra.

Laja o piedra laja, en general, es una roca plana, lisa y poco gruesa, que se puede definir como una roca sedimentaria que se separa fácilmente en tablas planas debido a la estratificación en los yacimientos. A la operación de extraer de las canteras este tipo de piedras se la denomina lajado. El proceso de lajado se suele llevar a cabo de forma manual, mediante ganchos cinceles, cuñas u otras herramientas, usadas para separar las placas o lajas por los planos marcados por la esquistosidad o estratificación, según los casos, como si de abrir un libro se tratase. También puede efectuarse esta operación de forma mecánica, con máquinas que poseen unas cuchillas o cuñas hidráulicas.

8. Corte por medios manuales y mecánicos.

Para lograr una pieza de piedra de cualquier tipo y poder emplearla en la realización de un trabajo, ya sea una obra de fábrica de mayor o menor categoría o incluso una obra escultórica, es necesario emplear diversas técnicas sobre la piedra hasta llegar al objetivo deseado.

8.1. Corte por medios manuales.

Uno de los métodos con más tradición empleados para el corte controlado de las rocas y su posterior troceado, es el denominado de las rozas, que consiste en cavar en la superficie de la roca varias alineaciones de agujeros, separados pocos centímetros unos de otros, dispuestos de manera que la dividan según la forma que interesa obtener de la roca. A continuación, se introduce en cada uno de estos agujeros una cuña de acero con unas chapas metálicas a los lados, de forma que la cuña pueda moverse solamente en la dirección que interesa para realizar el trabajo. Ya solo queda golpear cada una de las cuñas con un mazo pesado hasta que la presión que producen estas en la roca provoque su rotura.

- En rocas blandas, algunas calizas por ejemplo, se suele usar el serrado como técnica de corte. El serrado manual tiene el inconveniente de que no puede emplearse con bloques muy grandes, pues sería necesario emplear sierras de gran tamaño imposibles de mover con la sola fuerza del hombre.

El serrado se puede realizar con hojas de sierra dentadas o con hojas lisas o cables que emplean como abrasivo arena y agua. El manejo es muy simple: apoyada la hoja sobre la superficie a cortar, se le imprime un movimiento de vaivén a la herramienta de forma que la fricción producida por esta produce el desgaste y corte de la pieza.

8.2. Corte por medios mecánicos.

El corte de piedra mecanizado está muy desarrollado actualmente con el empleo de las máquinas descritas anteriormente en este manual. Ese tipo de máquinas son usadas en canteras y talleres, empleándose principalmente en la preparación de los elementos pétreos de construcción a gran escala con unas medidas y acabados generalizados.

Los principales tipos de discos diamantado aptos para corte de piedra son:

* Segmentado: se utiliza para cortar piedras naturales abrasivas en seco.

* Continuo: se utiliza para cortar granito, mármol, piedras naturales duras. Puede cortar tanto en seco como en húmedo.

* Turbo: aplicable en granito, mármol y piedras naturales duras, también en seco.

9. Labrado.

La labra o tallado de un sillar consiste en la obtención, a partir de un bloque previamente desbastado y que tiene intactas sus creces de cantera, de un elemento pétreo con la forma y dimensiones exactas a las indicadas en los planos. Para dimensionar las piezas, se parte de dibujos de tamaño natural, llamados trazas de montea.

Con las trazas de montea, se representan todas las proyecciones necesarias para determinar las dimensiones del sillar en todas sus caras. Partiendo de los dibujos realizados, se construyen plantillas a tamaño real con las que se marcan en los bloques las dimensiones del sillar.

10. Rebatido.

En toda obra de fábrica que no se realice en seco, interviene un elemento básico que sirve para cohesionar los elementos que componen la fábrica. Este elemento es el mortero.

Se llama mortero a la mezcla utilizada en albañilería para sujetar, fijar, recibir o tapar los materiales empleados en la construcción. En la preparación del mortero, intervienen tres componentes: agua, arena y cemento.

 

 

1 1. Escafilado.

Se denomina escafilado a la operación de cortar los lados o esquinas de un sillar o perpiaño, una vez colocado, para que las juntas queden homogéneas. Este trabajo se realiza sobre paramentos ya terminados, en los cuales las juntas entre piezas tienen saltos o salientes producidos por el propio acabado, escafilado o rústico, de las piezas.

1 2. Obtención de caras planas y bordes vistos.

Para obtener en una pieza de piedra caras planas y aristas o bordes vistos, hay que realizar sobre ellos una serie de trabajos que ya se describieron en el labrado. Cabe solo resaltar la importancia de que el replanteo de la pieza se realice con gran precisión, pues de él depende que la pieza terminada cumpla con una condición indispensable: que sus caras sean perpendiculares entre sí.

13. Revestimientos de cantos.

En la realización de los muros exteriores o cerramientos, hay algunos puntos críticos, como son las zonas macizas de hormigón de los cantos de forjado, que además de ser el encuentro de dos tipos de materiales distintos, suponen un puente térmico entre el exterior y el interior de la construcción. Por lo tanto, en la medida de lo posible, habrá que aislar estos puntos, colocando delante del hormigón un revestimiento, que normalmente se realiza con un material de la misma naturaleza que la del muro.

14. Mecanizados en obra: corte, taladros y cajeados.

En todo tipo de obra de fábrica, se realizan una serie de trabajos con los auxilios de maquinaria ligera, básicos y necesarios para el desarrollo de la obra. Entre ellos, los más importantes son los que se describen a continuación.

 

 

14.1. El corte de material.

Los materiales que llegan a obra, aunque tengan medidas definidas por despieces, en multitud de ocasiones hay que adaptarlos a las condiciones y necesidades de la obra por medio de cortes. Estos cortes se pueden realizar con máquinas portátiles de disco de diamante (la más usada por su versatilidad es la radial) o con mesas de corte con agua, que son usadas principalmente para el corte de piedras de laja, piezas de poco grosor que traen un fuerte acabado superficial y que en el corte en seco se pueden desbordillar y quedar desechadas.

14.2. Taladros.

Se llama taladrar a la operación de mecanizado que tiene por objeto producir agujeros cilíndricos en una pieza cualquiera, utilizando como herramienta una broca. La operación de taladrar se puede hacer con un taladro portátil, con una máquina taladradora, en un torno, en una fresadora o en un centro de mecanizado.

14.3. Cajeado.

Se llama cajeado a la realización de cortes combinados en alguna pieza, paramento o material de construcción, con el objeto de utilizar el hueco que resulta, después de eliminar el material sobrante, para la colocación y acople de elementos con distintas funciones a las del material en el que se realiza el cajeado.

 

 

15. Ajuste dimensional. Reparto de errores dimensionales entre piezas de piedra.

Al realizar una obra de fábrica con cualquier tipo de materiales, en ocasiones se da que la longitud del paño que se realiza no admite el uso de piezas enteras de material en su totalidad. Esto que con otros materiales se soluciona fácilmente con el corte de una pieza, en el trabajo con sillares o perpiaños representa un problema, por la propia naturaleza del material, muy duro y de grandes dimensiones, y por la condición de trabajo a cara vista de este. La solución a este problema es la realización de ajustes en las piezas con el corte de algunas de ellas.

16. Realización de pasamuros para colocación de rejillas.

En cualquier edificio, en ocasiones se hace necesario acceder desde el interior de este al exterior, atravesando el cerramiento, para la colocación de todo tipo de instalaciones, acometidas o ventilación de aire, por medio de pasamuros.

Los pasamuros se suelen colocar a la vez que se realiza el cerramiento, colocando unos tubos del diámetro y longitud necesarios para el cometido al que están destinados y en el lugar previsto con antelación por el proyectista. En cerramientos de ladrillo, hacer un pasamuros es relativamente fácil y poco complicado: se marca el sitio donde se va a colocar el tubo que hará de molde y se cubre con mortero y ladrillo hasta envolverlo, dejando los extremos libres para la posterior colocación de la rejilla.

1Comentarios

    • Avatar
      Antonio
      sep 21, 2016

      Muy buen artículo, la verdad que muy buena información y completa. Gracias por compartirlo.

Dejar un comentario

* Nombre:
* E-mail: (No se Publica)
   Sitio web: (Url del sitio con http://)
* Comentario:
Código