Artículos Recientes

Últimos comentarios

Colocación de elementos singulares en piedra natural

Colocación de elementos singulares en piedra natural

1. Introducción.

La piedra natural es un material de construcción utilizado desde el comienzo de las civilizaciones. Sustituyó a materiales más débiles y en la construcción de viviendas en regiones donde predomina su presencia natural se ha llevado a su máxima expresión y explotación en elementos constructivos. Su resistencia, durabilidad en el tiempo, diseño, valor ornamental y coste son los parámetros a tener en cuenta para seleccionar la piedra como material de construcción.

 

Poco a poco ha ido evolucionando la forma constructiva, por lo que otros materiales han relegado a la piedra natural a cubrir necesidades de ornamentación y decoración, revestimientos de elementos verticales y horizontales de forma superficial. Pero el auge del mantenimiento y recuperación del patrimonio histórico, así como un reducido impacto ambiental, la ha rescatado del olvido frente a los materiales modernos como el hormigón y el acero.

 

En este capítulo se tratarán los procesos de operación con elementos constructivos usuales que se realizan con piedra natural, indicando en cada caso como se ejecutan dichas labores y de qué elementos auxiliares hay que valerse para su completa y correcta colocación.

 

2. Un repaso de conceptos.

El trabajo con piedra natural se encuadra dentro de las llamadas obras de fábrica y en las técnicas básicas de albañilería. En albañilería no se habla de sistemas estructurales, sino de particiones, divisiones y elementos constructivos realizados con piedra natural.

La obra de fábrica se realiza con materiales pétreos unidos entre sí de un modo determinado o disposición llamada aparejo. Existen distintos tipos de obra de fábrica: de tapial, de mampostería, de sillería, de sillarejo, y de ladrillo. Las fábricas de tapial o adobe se realizan con mortero de tierra mezclado con paja y dentro de un encofrado de madera. También existe una variante de este tipo de fábrica hecho con bloques de barro (adobes) y secados al sol.

Las fábricas de mampostería y sillarejo han quedado relegadas a usos ornamentales o de rehabilitación. Actualmente se utilizan las fábricas de material cerámico o ladrillo, más rápidas de ejecutar y con material menos costoso.

Las fábricas de mampostería se realizan con trozos de piedra sin labrar casi tal como se extraen de la cantera. Estos trozos son los que se llaman mampuestos.

 

Los mampuestos se colocan en hiladas en seco denominándose mampostería ordinaria, trabándose solo con piedras más pequeñas que se llaman cuñas o ripios. También la mampostería puede ser tomada con mortero descansando unos mampuestos acuñados firmemente sobre otros dando resistencia a la fábrica. En este último sistema se colocan las capas sucesivas de manera que se guarde la capacidad del muro de aguantar las cargas verticales, por lo tanto es importantísimo no dejar juntas verticales coincidentes.

La sillería es el mampuesto labrado de forma regular para que se asemeje a un paralelepípedo. Las dimensiones de los sillares son muy variables y normalmente tienen uno de sus cantos plano para que el aspecto de terminación de la fábrica pueda realizarse a cara vista.

La sillería se clasifica según el nivel de labra. Se puede encontrar sillería recta, moldurada, aplantillada (con entrantes y salientes), aberrugada (borde fino y resto abujardado) y almohadillada (toda labrada finamente).

 

La única diferencia entre mampuesto y sillería radica en que mampuesto quiere decir puesto con la mano, así pues, para colocar un mampuesto solo es preciso un operario, y sin embargo, para un sillar se tendrá que buscar ayuda manual o de máquinas por sus dimensiones o peso extra.

Un sillar de labra exige que la piedra natural presente una serie de características:

- Exigencias físicas de dureza pero de fácil labra que tengan adherencia a morteros y que no sean heladizas. Esto implica que tenga baja porosidad. •

- Exigencias mecánicas a compresión mínima de 500 kg/cm2.

- Exigencias químicas para resistir las acciones adversas de agentes atmosféricos.

Algunas características de piedras naturales son las siguientes:

- Los granitos son muy resistentes mecánicamente lo que hace difícil su labra.

Las calizas y tobas compactas dan buena labra y resistencia mecánica aunque son débiles químicamente.

- Las areniscas tienen buena labra y adherencia al mortero pero poseen alta porosidad lo que las hace heladizas, esto es, que poseen pequeños huecos por donde penetra el agua que acelera el proceso natural de descomposición de la piedra.

Las piedras silíceas poseen gran resistencia química, son duras y poco adherentes a morteros.

La gran mayoría de las veces las fábricas de mampostería y sillería se construyen juntas y bien trabadas, procurando que los elementos estructurales tengan una nivelación y planeidad adecuados. Normalmente toda fábrica de mampostería se termina coronada con un zuncho de hormigón armado para mejorar su resistencia y permitir el trabajo no solamente a compresión que ofrece la piedra natural.

Para terminar este punto es necesario hacer referencia al perpiaño, que es un mampuesto o sillar cuya función es unir en la coronación de una fábrica. Se utiliza para trabar correctamente una fábrica estructural. Por eso también se le conoce como mampuesto llave o adaraja.

 

Un perpiaño también puede ser un tipo de arco apuntado que se emplea en las bóvedas y cuya función es la de concentrar empujes estructurales. Se integra dentro de la bóveda pero se resalta a modo de nervio o cincho.

3. Colocación de elementos singulares. Procesos y procedimientos operativos.

Como toda actividad en la obra de construcción, ya sea desde un elemento lo más sencillo posible hasta el más complejo, es importante saber primero qué es lo que se va a realizar para planificar-organizar la actividad de alguna manera. Para exponer el plan de trabajo y para que todas las obras tengan unos parámetros similares existe una normativa o marco legislativo.

Operaciones básicas necesarias y precisas para la construcción de fábricas con mampuestos o sillares.

1. El procedimiento se inicia con la limpieza de la zona de tajo de obra para comenzar los trabajos con el replanteo. El replanteo se hace sistematizado dependiendo del elemento a ejecutar: desde la colocación de los hilos para levantamiento de paramentos, pasando por elementos de cimbrado, hasta la utilización de monteas o plantillas.

2. Presentar al replanteo alguna pieza clave para el comienzo. Se riega el lecho base con agua en caso de que se utilice algún aglomerante de unión entre las piezas.

3. Extender una capa de mortero fino. Sobre esta capa se deja caer el mampuesto, sillar o sillarejo. La pieza descansará sobre cuñas colocadas en los extremos de forma que se puedan retirar. Tendrán el espesor de tendel previsto en el proyecto o documentación.

4. Tanteo con el nivel de la pieza en todas sus caras para conseguir una completa horizontalidad.

5. Golpear con martillo repetidas veces conservando la horizontalidad de manera que salte el mortero ajustándose al ancho de cuña.

6. Así se van colocando las piezas de la primera hilada. Para siguientes hiladas se tendrá cuidado de que las llagas caigan próximas al centro del elemento inferior, al menos con un solape de 1/4 de pieza y no menor a 40 mm.

7. Las llagas se rellenan con mortero y paleta. Se rehundirán las juntas mientras el mortero sigue fresco dependiendo de la terminación que se quiera dar a la junta. Se retiran las cuñas cuando fragua convenientemente el tendel inferior.

8. La fábrica recién ejecutada se limpia en toda su superficie y se protege frente a inclemencias del tiempo con plástico u otros elementos. Se riega al día siguiente y se quita todo el material sobrante.

9. Una vez terminado el elemento constructivo se prepara para ser revestido o se da un tratamiento de terminación para dejarlo a cara vista.

10. Se recoge, se limpia y se protege, en caso necesario, el tajo para su entrega.

La limpieza siempre va unida al orden y seguridad en la obra. En caso de  dejar el tajo parado entre dos jornadas se tendrá mucho cuidado en tenerlo ordenado para que no moleste en otros trabajos que se realicen a la vez.

3.1. Arcos, dinteles.

Son elementos estructurales que permiten soportar cargas sobre huecos o claros abiertos en fábricas o sobre pilares y sirven para colocar puertas, ventanas o simplemente huecos de paso entre estancias. Concretamente el arco es una estructura curva diseñada para resistir cargas verticales mediante compresión. Se coloca para salvar huecos o tramos de obra. Cuando está construido con piedra natural se compone de varias piezas.

Los elementos del arco se definen como:

- Dovela: cada una de las piezas que configuran un arco.

- Contrafuerte perpendicular: engrosamiento de un muro para recepción de las cargas y que sirve como apoyo resistente al elemento del que recibe dichas cargas.

- Clave, cuña o vértice: es el elemento o dovela central y cumbre del arco. Como se diseña en forma de cuña también se le conoce por este nombre.

- Contraclave: elemento que se contrapone a la dovela cumbre de un arco y forma parte del lienzo del muro.

- Trasdós, extradós o espalda: superficie curva exterior o límite de la cara visible de las dovelas de un arco.

- Arquivolta: banda decorativa o moldura en la cara de un arco. Puede estar en las dovelas o formar una línea de dovelas superpuestas.

- Cara lateral: es la vista principal de las dovelas, el frontal del arco.

- Flecha: es la distancia que existe entre la línea imaginaria de arranque del arco y la clave o punto más alto del intradós.

- Intradós o sofito: es la superficie curva interior cóncava o límite que forman las caras de las dovelas bajo el arco.

- Salmer: la dovela de arranque que se apoya en la imposta de un arco.

- Imposta: parte superior de un pilar o estribo de la que arranca el arco. Hay veces que tiene forma de capitel o moldura y cuando tiene forma de bloque similar a una dovela pero más grande, se denomina almohadón. Desde la imposta o el almohadón es de dónde parte el arranque de un arco.

- Luz: línea recta imaginaria que hace de base del arco. Es la formada por el arranque en el intradós del arco.

- Estribo: pieza donde apoya el arco. Se puede confundir con la imposta, pero cuando no hay imposta, es la pieza dónde apoya el almohadón.

- Directriz de un arco: es la línea media de una estructura en forma de arco.

 

El dintel es la viga, vigueta o jácena que cubre un hueco y soporta una fábrica superior. Este elemento también es conocido con el nombre de cargadero. El dintel descansa sobre los elementos que enmarcan el hueco y que se llaman jambas.

El dintel suele ser una sola pieza de un único material y se puede reforzar puesto que soporta la carga de los elementos superiores, por eso también recibe el nombre de cargadero.

En las construcciones de piedra natural, los cargaderos pueden realizarse en varios materiales como madera, hormigón y por supuesto piedra. También para ocultar el refuerzo se disponen piezas huecas, o una vez terminado se reviste con piedra u otro material.

Al volver sobre el esquema de cargas verticales se puede apreciar cómo un arco y un dintel funcionan estructuralmente y frente al reparto de cargas cuando se integran en la construcción.

Tanto el dintel como el arco pueden estar adornados. Sus formas y tipos se definen según su uso o por su construcción en diferentes épocas históricas, como por ejemplo, el arco de herradura que es en realidad peraltado o realzado.

El arco por excelencia es el arco de punto redondo: con una directriz que presenta una curva continua. Si su directriz es una catenaria se llama catenario y si está decorado interiormente por recortes en forma de arcaduras.

Los arcos asimétricos y redondeados, que tiene una geometría de arcos con distinta altura, y de tres centros, que lo forman tres circunferencias y cuya clave tiene un radio mayor que las dovelas de los arranques.

 

También se pueden encontrar arcos que atiendan a la forma triangular derivados de las construcciones primitivas y consistentes en dos piedras colocadas en diagonal apoyándose una sobre la otra.

Corno si de forma triangular se tratase, también están los arcos apuntados.

Su principal característica es que la dovela cumbre o la clave forma un ángulo, También se le conoce como arco ojival por la forma de ojo u ojal, Transmite mejor el empuje de cargas que un arco de punto redondo y consigue una mayor sensación de verticalidad. Representantes de este tipo de arco son:

- El arco apuntado equilátero/cumplido: arco apuntado de dos centros y radios iguales a la luz.

- Arco apuntado realzado: arco apuntado de dos centros con radios mayores que la luz.

- Arco apuntado rebajado: variedad del arco apuntado caracterizado por tener dos centros y radios menores que la luz.

La disposición espacial de varios arcos haciendo forma de estructura arqueada es a lo que se le llama bóveda. La bóveda permite separar espacios habitables a modo de techo curvado.

A las bóvedas se las clasifica por el tipo de arco que se utiliza para su construcción. Una bóveda que ocupa un lugar principal en la construcción, que delimita una superficie regular y que se rodea por arcos y/o dinteles que le sirven de contrafuertes se llama cúpula.

 

Procedimiento general de construcción de arcos y dinteles:

Una de las principales características de los arcos es su forma de trabajo frente a las cargas que recibe. Este "trabajo" o funcionamiento determina cómo se debe ejecutar en obra el arco elegido para cubrir un hueco. A continuación se expresa el funcionamiento de los arcos.

El procedimiento operativo de 10 puntos aplicado a la construcción de arcos y dinteles es el siguiente:

1. Limpieza y replanteo: la fábrica o elementos constructivos hasta llegar a la construcción del arco sirven de guía junto con mampuestos de esquina o de extremo de muro. Se colocan los elementos auxiliares para trabajar en altura y el replanteo.

2. Presentación y base: si el hueco se decide realizar con dovelas, estas se colocarán con ayuda de sopanda o cimbra, comenzando por las dovelas extremas y terminando por la central o clave.

Nota: en el caso especial de dinteles de pieza entera se apoyará en sus extremos con una entrega de 22 cm a cada lado, sobre torta de mortero extendida sobre los mampuestos de los apoyos.

3. Mortero y cuñas: el mortero de agarre se extenderá sobre la superficie de asiento de las dovelas. Las juntas serán de las mismas características que el resto de la fábrica y su espesor no será superior a 2 cm. En el caso de los arcos el espesor de la junta por el intradós tendrá un mínimo de 0,5 cm y por el extradós un máximo de 2 cm. Se pueden indicar en los elementos auxiliares de ejecución.

4. Nivel: se adaptarán los mampuestos a los niveles definidos en el replanteo.

5. Golpear: se hará con precaución.

6. Colocando hiladas: cada hilada superpuesta sobre la primera que describe el intradós del arco se llama rosca y se numeran según su colocación. Primera hilada sobre la cimbra o sopanda es la primera rosca, la siguiente hilada se llama segunda rosca y así sucesivamente. Si se han colocado todas las dovelas y se trata de un arco adosado a un muro, se empezarán a colocar las hiladas superiores desde la línea del extradós y sobre la línea de apoyo del arco.

7. Llagas: las llagas se rellenan con mortero y paleta.

8. Protección y regado: todo el conjunto de elemento arco/dintel y fábrica en la que se integre se limpia en toda su superficie y se protege. Al día siguiente se riega y se dejan los elementos auxiliares de modo que no molesten al resto de trabajos de obra.

9. Tratamiento de terminación: se tendrá que esperar al fraguado del paramento al que pertenece el arco o dintel para retirar los elementos auxiliares. Hay que esperar que el elemento entre en carga o se dispongan los trabajos de terminación de la obra.

10. Limpieza y entrega: en el caso de que así se exija, tendrá su tratamiento de terminación.

Hay que advertir que el arco o dintel se debe realizar en una sola jornada de trabajo. Si no es así se debe procurar que la consecución de las dovelas e hiladas se haga de forma simétrica, además de tener cuidado en que los elementos auxiliares de la obra queden perfectamente asegurados en su totalidad hasta la terminación de la misma. Así no se correrán riesgos innecesarios de derrumbes.

3.2. Columnas:

Este elemento arquitectónico está dispuesto de forma vertical y tiene normalmente función estructural, por eso recibe el nombre de soporte. En la mayoría de los casos se presenta en forma circular. Si es cuadrado se denomina pilar o pilastra. Si está realizado en madera se llama poste o pie derecho. Sus partes son principalmente basa, fuste y capitel.

Hay veces en las que es normal encontrar un pedestal bajo la basa. El pedestal también tiene zócalo en su parte más baja y se separa de la basa mediante una cornisa.

Se puede encontrar aislada o exenta cuando está separada de cualquier otro elemento estructural, adosada cuando se presenta junto a un muro pero no forma parte de él (se identifica como unida), y embebida o parcialmente incrustada en la construcción.

También se clasifican las columnas por la forma de su fuste. Los tipos más corrientes son:

- Columna lisa: no tiene ni estrías ni decoración alguna.

- Estriada o acanalada: su fuste presenta estrías o acanaladuras ornamentales en toda su longitud.

 

- Fasciculada: conformada por pequeños fustes similares y agrupados.

- Agrupada: cuenta con varios fustes con base y capitel comunes. Propia del período gótico.

- Salomónica, torsa o entorchada: su fuste está torsionado o se presenta en forma helicoidal. Propia del barroco.

- Románica: con fuste cilíndrico como en la arquitectura clásica, pero se puede presentar liso, sogueado, decoración geométrica de zigzag o vegetal.

Procedimiento general de construcción de columnas:

La forma de trabajo de las columnas de piedra natural es la que mejor responde a los esfuerzos de compresión, pero dependiendo de la posición de la carga sobre el soporte puede sufrir otro tipo de solicitaciones. Esto ocurre porque las acciones que transmiten los elementos superiores no se encuentran concentradas sobre el núcleo central, produciendo excentricidad de la carga.

Para la construcción de las columnas no se puede olvidar el procedimiento general de 10 puntos operativos. Se describe a continuación:

1. Limpieza y replanteo: destacar que el replanteo de los soportes se realiza a ejes. Se quiere decir que lo importante de la colocación de un soporte es dónde se sitúa este en la construcción independientemente de la sección que tenga, a excepción de los pilares que se encuentran en esquina o primero en la línea de fachada. Este replanteo se hace a cara de la base del soporte para saber su alineación.

2. Presentación y base: se coloca el elemento que actuará de basa y que será una pieza de transición entre la cimentación y el soporte. Dependiendo del tipo de suelo, cimentación y clase de piedra que se trabaje habrá que tratar la basa para impermeabilizarla.

3. Mortero y cuñas: si se trata de columnas monolíticas, de un solo fuste (de material continuo), es posible que solo se tenga que poner una pequeña capa de mortero. Si se trata con columnas compuestas por diferentes mampuestos puede ser que se tengan uniones a hueso (sin mortero), por lo que es importantísimo cuidar la nivelación y colocación en vertical. En este tipo de columnas cabe la posibilidad de encontrarse con elementos metálicos o labras especiales para la colocación de los mampuestos unos sobre otros.

4. Nivel: este paso depende de si el fuste es monolítico o de material discontinuo. En el primer caso se apuntala el fuste al menos en tres lados.

5. Golpear: en fustes continuos se golpea sobre la base de los puntales para nivelar correctamente en la vertical.

6. Colocando hiladas: solo cuando se trata de fustes no continuos deben estar alineadas o de forma que conserven la verticalidad del soporte. En soportes monolíticos se utilizará maquinaria y elementos auxiliares para levantarlos y alinearlos en la vertical.

Nota: se utilizará andamiaje dependiendo de la altura que deba tener el soporte.

7. Llagas: en fustes discontinuos se procederá de forma similar al arco porque hay que esperar que el elemento totalmente terminado entre en carga.

8. Protección y regado: idéntico procedimiento que el seguido en los arcos y dinteles.

9. Tratamiento de terminación: idéntico procedimiento que el seguido en los arcos y dinteles.

10. Limpieza y entrega: en el caso que así se exija tendrá su tratamiento de terminación.

 

 

 

 

3.3. Cornisas, impostas, albardillas, alféizares:

Estos elementos, en muchos de sus casos, no tienen función estructural como la que le pertenece a los muros, arcos o columnas de mampostería. Integran más bien el conjunto de elementos de protección de las construcciones de piedra natural, pero son necesarios para una correcta transmisión vertical de las cargas, por lo que habrá que respetar su colocación y traba dentro de los elementos resistentes a los que acompañan.

Los más importantes de estos elementos son los siguientes:

- Las cornisas son identificadas normalmente como elementos de cubiertas. Es el saliente continuo moldurado que corona una fábrica o la divide de forma horizontal para evitar que el agua de lluvia escurra directamente sobre el paramento. Tiene función de rematar el edificio. Los principales tipos de cornisa son:

- La cornisa abierta, que se asemeja a un alero de cubierta dejando a la vista elementos decorativos o estructurales bajo el vuelo.

- Cornisa cerrada o de caja, que permite un pequeño frente bajo la cubrición de la cubierta.

- También existe un tipo de cornisa que tiene función resistente. Se identifica con el anillo o zuncho de tensión que las cúpulas tienen en su base.

- Las impostas se han definido en las partes del arco y la columna, pero también son sillares en forma de borde saliente o saledizo que separan diferentes alturas. Marca una línea divisoria entre elementos arquitectónicos. Se encuentra como separación entre la columna y el arco o entre los arcos y la cúpula. En este último caso toma el nombre de línea de impostas.

 

- La albardilla es otro de los elementos que sirven de remate a las construcciones. Se realiza a dos aguas y es la coronación de los muros, vallas o cercas de mampostería. Su misión es que el agua de lluvia no se estanque encima de la construcción a la que protege, sino que se evacue por uno u otro lado. Por eso las piezas de las albardillas tienen forma de tejados a un agua, a dos aguas o de caballete.

- Los alféizares son la vuelta o derrame que hace la pared en un vano de ventana, y en especial recibe este nombre la pieza horizontal sobre la que se asienta el cerco de esta.

- Los derrames en los vanos o huecos de paso como en las puertas principales de los edificios se llaman umbrales. Si están realizados con piedra natural suelen ser de una sola pieza.

 

Tanto los alféizares como las albardillas deben sobresalir de la superficie del paramento para protegerlo y que el agua no escurra por su superficie, por eso hay veces que se les confunden con las cornisas e impostas. También son conocidos por el nombre de vierteaguas y pueden tener una pequeña muesca continua bajo la parte volada que se llama goterón.

Procedimiento general de construcción de cornisas, impostas, alféizares:

No se puede olvidar el procedimiento general de 10 puntos operativos, que aplicado a la construcción de cornisas, impostas, albardillas y alféizares, muy similar al ya expuesto en apartados anteriores.

Al tratarse de piezas de mampostería o sillar a modo de cornisa o imposta el procedimiento es idéntico al de la colocación de hiladas, Hay que procurar que quede correctamente colocado, esto es, nivelado y llagueado de forma que asiente bien sobre la hilada o elementos soporte inferiores.

 

Estos elementos son normalmente colocados en cubierta o de protección, su ubicación deberá ser precisa para no aportar agua al interior de la edificación si se coloca en exteriores. También pueden contar con decoración, así que habrá que prever su presentación en seco sobre las hiladas de fábrica y no perder el diseño del dibujo que lleve la cara vista. Cuando se colocan albardillas o alféizares normalmente no se debe esperar construcción por encima de ellos. La fábrica bajo las albardillas y alféizares contará con sillares o mampuestos llave o perpiaños.

3.4. Escaleras.

Este elemento permite comunicar distintos niveles horizontales ya sean terrenos a distintos niveles o plantas y pisos de un edificio.

Los elementos que definen las escaleras son su estructura sustentante y los escalones.

Se ha expuesto que la piedra es un material que trabaja muy bien a compresión, pero las estructuras sustentantes tienen otro tipo de solicitaciones.

El tipo de escalera montacaballo se realiza en mampuesto normalmente tipo ladrillo macizo que conforma una superficie abovedada donde se colocarán los peldaños.

Este tipo de superficies abovedadas son las que requiere la estructura sustentante de las escaleras de piedra natural.

En todos los casos, lo que predomina en las escaleras de piedra natural es el aspecto del material, por eso es muy utilizadas en escalinatas y escaleras exteriores e interiores de edificios que quieren dar un toque de distinción a su diseño.

Para la construcción de cualquier escalera hay que tener en cuenta las siguientes medidas:

- Dimensiones de ancho y largo de la caja de escalera. Definición de caja de escalera: es el espacio que delimita la ubicación en volumen de la escalera. Este volumen se asemeja a un cilindro para las escaleras de caracol.

- La altura a salvar entre niveles que determinará la inclinación de estructura de la escalera. Se mide de suelo de nivel inferior al suelo de nivel superior teniendo en cuenta el revestimiento de terminación.

- Una altura a tener muy en cuenta es la de cabezada o calabaza, está permitida. Esta altura es la que se encuentra entre la superficie peldaño y el techo sobre este.

- Las dimensiones de los peldaños. Esto es, su anchura o huella (donde pisa), y altura o tabica/contrahuella. En toda escalera hay que cumplir la relación que una huella más dos contrahuellas estén en un intervalo mayor o igual a 54 centímetros y menor o igual a 70 centímetros. La dimensión obtenida para las huellas se dibuja en planta sobre la línea de huella.

- La colocación de un pasamanos a una altura no menor de 90 centímetros hasta 110 centímetros para adultos. En caso de escaleras de acceso público también se dispondrá de pasamanos para niños a una altura comprendida entre 65 y 75 centímetros.

Hay partes de una escalera que interesa destacar:

- La línea de huella es la línea imaginaria que va por la zona de paso normal de la escalera. En escaleras de ámbito o ancho normal esta es de 1 metro. La línea de huella se sitúa en la mitad del ámbito.

- El vuelo o proyectura de un peldaño es la parte de apoyo que queda al aire sobre la huella del peldaño inferior. La proyectura puede ser de 2 a 5 centímetros.

- La sucesión de peldaños en un tiro se llama tramo o ida y llega hasta el último peldaño de la escalera o hasta una meseta, peldaño de reposo o peldaño más anchos A este peldaño también se le puede llamar rellano o descansillo dependiendo de sus dimensiones, El tramo puede llegar a alcanzar las 20 huellas y se puede encontrar en disposición recta de una ida, en escuadra de dos idas cuando tiene meseta y de ida y vuelta cuando la meseta ocupa toda la caja. Las partes principales del tramo son el embarque, donde se empieza a subir la escalera y el desembarco o cabecera hasta dónde está llega.

Procedimiento general de construcción de escaleras.

Se cuenta con el procedimiento general de los 10 puntos que se deben recordar, pero en las escaleras se ha visto que uno de sus elementos principales es la estructura sustentante. Así pues, se tendrá que aplicar el procedimiento de arcos para la consecución de una bóveda. No hay problema cuando el apoyo de la escalera se realiza sobre tierra firme, pero si se intentan salvar alturas entreplantas el problema se soluciona con la colocación óptima de los elementos auxiliares realizados principalmente en madera.           Es importantísimo conocer en proyecto el diseño que va a tomar este elemento para saber poner en práctica apropiadamente el procedimiento general.

3.5. Balaustres, pasamanos y otros elementos constructivos.

Se ha advertido la colocación del pasamanos como una de las partes que no deben faltar en una escalera. Pero este elemento no solo debe estar en escaleras, también se encuentra en barreras de protección a modo de barandilla de protección contra posibles apoyos o agarres para evitar las caídas. Con diferencia a las albardillas, el pasamanos tendrá que tener forma redondeada para un uso de apoyo de la mano.

El balaustre es el elemento donde se apoya el pasamanos. Este elemento está compuesto por una sola pieza de piedra natural y puede estar labrada, embelleciendo así la vista de esta barrera de protección. Puede ir colocado sobre una base o carrera y llega hasta el pasamanos.

Las terminaciones y los diseños de estos elementos son muy variados. Tal es así que el proceso de fabricación se ha industrializado hasta un punto que se pueden encontrar en el mercado balaustres de piedra artificial o módulos de balaustres realizados en matrices especiales.

Otros elementos constructivos de piedra natural derivan de la actividad humana y la demanda de uso, economía y forma de expresarse a través del diseño de cubriciones o útiles de uso cotidiano.

Se pueden destacar desde construcciones de piedra a modo de caseta de aperos hasta pozos, chimeneas, barbacoas, fuentes, lavabos, fregaderos, etc…

3.6. Otros remates y molduras singulares.

Los remates y molduras que se realizan en piedra natural derivan de las decoraciones realizadas en los cinco órdenes arquitectónicos. Forman parte principalmente de la decoración y no de los elementos estructurales como puedan ser la columna o el arco.

Como tipos de molduras a destacar se muestran:

- Filete o listel: ornamento saliente en forma de cuadrado.

- Bocel o toro: saliente en forma redondeada convexa.

- Mediacaña: es la moldura redondeada convexa.

- Escocia: moldura convexa de dos centros.

- Caveto o nacela: con saliente de repisa y cuarto de círculo cóncavo inferior.

- Cuarto bocel: moldura con repisa y círculo inferior convexo.

- Gola o cima recta: moldura con repisa y doble círculo inferior, el primero cóncavo y el segundo convexo. Cuando es más grande se denomina terminación en pecho de paloma.

- Talón o cima reversa: moldura con repisa y doble círculo inferior en disposición inversa a la gola.

Se pueden destacar otros remates como los monolitos decorativos, pináculos, canecillos de cubierta, canalizaciones de desagüe de tejados como las conocidas gárgolas, apliques con diversas formas y un largo etcétera.

Incluso en la arquitectura urbana se utiliza la piedra natural como protección. Ejemplo de ello son los bordillos de las calzadas, las rigolas o las jardineras.

 

 

Pero sin duda, lo más significativo son los revestimientos en piedra natural. Se colocan sobre los paramentos y pueden constituirse por piezas a modo de losa o en paneles de revestimiento con los diseños de fábrica de mampostería o sillería que se deseen.

Dejar un comentario

* Nombre:
* E-mail: (No se Publica)
   Sitio web: (Url del sitio con http://)
* Comentario:
Código