Artículos Recientes

Últimos comentarios

Tipos, características y técnicas

Tipos, características y técnicas

1. Introducción.

La piedra como material de construcción ha sido utilizada por el hombre a lo largo de toda su historia. Tiene buenas características como material resistente y, al mismo tiempo, es un elemento decorativo muy apreciado.  

La piedra natural se integra fácilmente en las construcciones, tanto en sus exteriores como en sus interiores, ya que produce una sensación de contacto con la naturaleza que aporta sensación de confort y seguridad y es un motivo de distinción y categoría que ofrece un sin fin de soluciones y posibilidades tanto en lo decorativo como en lo funcional.

La piedra natural es un elemento del pasado, del presente y del futuro, ya que, a pesar de la tecnología y de las continuas innovaciones, sigue siendo un material de confianza para la arquitectura y la ingeniería.

La piedra natural es un material resistente y duradero. Se ha usado y se usa en todo tipo de construcciones, tanto en obras de edificación como en obras civiles, y puede encontrarse en las calzadas, acueductos y teatros romanos, en los distintos edificios monumentales de ayer y hoy, como son las catedrales, o en infinidad de plazas y espacios abiertos urbanos. También es muy apropiada para el arte funerario.

En este capítulo, se verán principalmente los grandes grupos de piedras, sus propiedades y las técnicas habituales de colocación, así como los elementos singulares en los que son utilizadas. También se tratarán los aspectos relacionados con su calidad, las normas de seguridad que están relacionadas con su ejecución y otros detalles importantes, tales como las medidas de protección medioambiental.

2. Tipos de piedra natural: propiedades y aplicaciones.

Existe en el mercado una gama amplía de tipologías de piedras naturales, cada una con características propias relacionadas con su naturaleza y formación. En España, hay canteras de extracción de todo tipo de piedra ornamental repartidas entre todas sus Comunidades Autónomas. Una buena parte de la extracción se destina a la exportación.

Las piedras naturales se extraen de la naturaleza y se manipulan según su posterior uso. Son creadas por los ciclos geológicos naturales y se presentan en distintos tipos de estructuras. Según su proceso de formación, pueden ser, por ejemplo, porosas o estar formadas en láminas o en granos. Según su naturaleza u origen, se pueden dividir las piedras en general (rocas) en:

- Ígneas: se forman al enfriarse y solidificarse el magma volcánico.

- Sedimentarias: se forman debido la presión de las capas superiores sobre los sedimentos que se han ido acumulando a lo largo del tiempo en capas de miles de metros de espesor.

- Metamórficas: se trata de rocas ígneas o sedimentarias ya formadas que vuelven a cambiar sus propiedades por el efecto de grandes presiones y altas temperaturas.

En España, se pueden encontrar principalmente cuatro grupos o tipos de piedras naturales usadas como piezas ornamentales, que son:

- Granitos: se considera granito ornamental el conjunto de rocas ígneas cortadas en bloque con fines decorativos, incluyendo la piedra de granito, entre otras. Se elaboran con procedimientos como el aserrado, pulido o abujardado.

- Mármoles: se trata de las distintas rocas metamórficas, incluidos los mármoles.

- Pizarras: rocas metamórficas que contienen sus minerales en planos.

- Otras: areniscas, cuarcitas, calizas no pulimentadas.

Las piedras ornamentales se preparan tras su corte con fines principalmente decorativos, como pueden ser solados, revestimientos o elementos más singulares, tales como fuentes o escudos. Los usos más indicados de las piedras naturales son:

- Pavimentos exteriores e interiores. - Revestimientos exteriores e interiores.

- Cubiertas y techos. - Elementos singulares.

Las principales propiedades a valorar a la hora de elegir el tipo de piedra a emplear son:

- Aspecto o apariencia visual: color, acabado, textura y veteados.

- Absorción de agua a presión atmosférica: se expresa en % y es obligatoria su declaración por parte del fabricante.

- Dureza: resistencia que tiene el mineral a ser rayado.

- Módulo elástico: relación entre la carga y la deformación unitaria dentro del periodo elástico, es decir, cuánto estira el material al aplicarle una fuerza determinada.

 

 

- Resistencia al desgaste por rozamiento.

- Resistencia a las heladas y a los cambios de temperatura.

- Resistencia a la compresión: se presiona (comprime) la probeta de ensayo hasta que se rompe y se mide la carga máxima por unidad de superficie que es capaz de soportar.

- Resistencia a la flexión (Rf) obtenida mediante ensayo normalizado: consiste en conocer la carga máxima que puede soportar una probeta apoyada en los extremos hasta que se rompe.

- Capacidad de agarre y resistencia a los anclajes.

- Resistencia al choque (caída en altura).

- Higiene.

3. Tipos de elementos singulares. Características.

Dentro de los elementos singulares de piedra natural, es posible encontrar encimeras, chimeneas, columnas y dinteles, balaustradas y balconadas, escaleras macizas, figuras, esculturas y fuentes, mobiliario urbano, el arte fúnebre y hasta una gran variedad de mosaicos y puzles.

3.1. Encimeras.

Las encimeras sirven como tapa o cierre superior de muebles. También sirven como mesa de trabajo y están expuestas a golpes, rayados y altas temperaturas, especialmente cuando se trata de encimeras de cocina. Suelen tener un canto (espesor) de 2,3 o incluso 4 cm. En cantos especiales, puede llegar a 6 cm. Para elegir una encimera, hay que tener en cuenta su ubicación, el gusto personal y la higiene.

 

 

3.2. Chimeneas.

La piedra natural es muy empleada en el forrado de conductos exteriores y en el revestido de frentes interiores de chimeneas. En la elaboración de la chimenea en sí, se debe disponer de aislante térmico para que el calor no afecte a la piedra y evitar que rompa o se suelte por fallo del agarre. Se pueden utilizar piedras que soportan altas temperaturas y con un buen grado de adherencia a la masa. En ocasiones, se colocan lajas o anclajes en su sujeción para aumentar la durabilidad del revestido.

 

 

3.3. Columnas, dinteles.

Las columnas de piedra originalmente son elementos estructurales de sección cuadrada o circular para la sujeción de cargas, aunque desde los tiempos de la arquitectura clásica se han utilizado también como motivo decorativo, por lo que han ido apareciendo distintos tipos según su órdenes o estilos y sus posteriores evoluciones. En general, se pueden encontrar columnas monolíticas (de una pieza) o columnas formadas en tres partes diferenciadas (basamento, fuste y capitel). El dintel es una viga que apoya sobre dos columnas en su parte superior y que descarga sobre las mismas. Sirve para formar pórticos y para dejar huecos en ventanas y puertas.

 

 

 

3.4. Escudos, gárgolas.

En edificios monumentales y especialmente en los históricos, se pueden encontrar todo tipo de relieves y decoraciones e incluso escudos tallados en piedra y gárgolas. Las gárgolas son figuras de piedra con forma monstruosa y con fines decorativos que sirven además para desaguar las cubiertas y supuestamente ahuyentan a los malos espíritus.

                     

        

3.5. Balaustradas, balconadas.

Una balaustrada de piedra es un conjunto de balaustres de piedra que forman una barandilla, es decir, una barandilla hecha con balaustres que se apoyan sobre un zócalo o una barandilla inferior y soportan unos pasamanos o una barandilla superior. Una balconada de piedra es un balcón o mirador en voladizo construido con piedra, tanto el balcón como sus defensas, ya sean balaustradas o no.

3.6. Escaleras macizas.

Las escaleras macizas consisten en la colocación de peldaños macizos de piedra cortados en bloques de forma consecutiva, ascendiendo en nivel la altura de un peldaño. Es conveniente que tengan algún acabado que impida el deslizamiento.

 

3.7. Figuras. Esculturas. Fuentes.

Dentro de los posibles elementos singulares que se pueden encontrar piedra natural, están las figuras, las esculturas y las fuentes. Pueden estar aisladas o formando conjuntos monumentales y sus diseños obedecen normalmente a motivos históricos y del entorno.

También pueden encontrarse integradas en todo tipo de edificios monumentales y pueden ser parte de fincas particulares. Se trata de elementos decorativos de diversas formas y dimensiones elaborados con piedra natural.

 3.8. Mobiliario urbano: fuentes, bancos, pedestales, jardineras.

El mobiliario urbano aparece en las ciudades para satisfacer las necesidades de las sociedades o comunidades urbanas. Sirve para complementar las zonas abiertas de pueblos y ciudades, tales como plazas o parques, zonas peatonales e incluso viales y           al mismo tiempo, es un elemento de adorno. Es de uso público y suele ser suministrado por los propios Ayuntamientos.

 

Entre el mobiliario urbano, se pueden encontrar bancos, pedestales, jardineras y fuentes. Pueden ser elementos macizos, pero, en otras ocasiones, se trata de fábricas revestidas de piedra.                          

                                                            

Los bancos macizos tienen forma de prisma y sirven como asiento. Las piezas que se emplean para formar los bancos no deben presentar defectos visibles, ni desbordillamientos ni fisuras. La cara superior debe ser plana y puede estar pulida, aunque admite otros acabados, como puede ser el apomazado.                                                  

Los pedestales pueden ser del tipo baja maciza o de fábrica forrados con piedra. Sirven como base de otros elementos urbanos, como pueden ser mástiles o farolas, columnas de madera y todo tipo de elementos verticales.

 

 

 

 

 

 

 

3.9. Arte funerario: lápidas, panteones, capillas y mausoleos.

Se consideran arte funerario las obras ubicadas donde se depositan los restos mortales de las personas. En los cementerios, se pueden encontrar lápidas, panteones, capillas (iglesias pequeñas) y esculturas y adornos de piedra, como cruces.

Las lápidas son piedras llanas donde se inscriben epitafios o alguna nota en memoria de la persona difunta. Suelen ser de piedra, mármol o granito.

Los panteones son pabellones donde los familiares o amigos entierran a varias personas. Pueden estar hechos de piedras en su totalidad y dentro contienen las lápidas. Cuando se trata de un edifico lujoso, se llaman mausoleos.

3.10. Piezas especiales: mosaicos, puzles.

Los mosaicos son piezas pequeñas de piedras que se colocan sobre un fondo de cemento y pueden ser de diferentes colores. Pueden usarse para hacer desde cenefas y pequeños elementos decorativos hasta puzles bien definidos. El mosaico es una técnica de arte muy utilizada en la antigüedad y que aún se conserva y surge de la idea de crear imágenes o dibujos en superficies tanto verticales como horizontales. El mosaico puede colocarse en cualquier superficie seca que sea estable y que pueda soportar el peso del mismo.

4. Requisitos de calidad de los elementos de piedra natural, Principales defectos. Rechazo de piezas: procedimiento a seguir.

Las piedras naturales deben cumplir las características exigidas en las diferentes normas. Lo primero que se debe comprobar es si la piedra tiene marcado CE, ya que, cuando un fabricante identifica su producto con dicho marcado, indica que este es conforme a las normas armonizadas y que cumple con las directivas europeas.

 

 

- En la recepción del material, hay que centrarse en las siguientes cuestiones:

- El material es el designado en proyecto.

- El material tiene la documentación exigida (marcado CE). El marcado CE es obligatorio para algunos materiales, como baldosas, adoquines y bordillos. Se debe comprobar la obligatoriedad o no del marcado y en caso de que sea así, si lo tiene en el propio producto o en el envase.

- El material ha sido ensayado según el Plan de control de la obra.

Los principales defectos son:

- El aspecto visual es adecuado. Se deben comprobar las dimensiones del producto y su estado.

- Pelos o grietas.

- Coqueras (huecos).

- Nódulos (elementos incrustados difíciles de tallar).

- Manchas.

- Exfoliaciones.

- Variación en las dimensiones.

- Variaciones en la tonalidad.

En caso de no haya conformidad, se reflejará en el acta de recepción correspondiente y se rechazará el material. El jefe de obra emitirá un informe donde refleje los motivos de rechazo y comunicará su decisión a la empresa suministradora.

5. Compatibilidad entre materiales pétreos y demás materiales de la obra.

El contacto con distintos tipos de materiales puede producir variaciones físico-químicas a corto o largo plazo, especialmente cuando el contacto entre ellos es directo y sobre todo cuando se trata de un tratamiento sobre el material (por ejemplo un barniz sobre la piedra). Por eso, hay que asegurarse mediante las fichas técnicas o ensayos de laboratorio de que los materiales son plenamente compatibles. En el caso contrario, podría afectar a su durabilidad.

 

 

 

Cuando se trabaja en obra con los materiales y distintos elementos constructivos, se procura comprobar con especial atención todos los parámetros establecidos en el control de calidad de la obra (plan de control) y se pone especial atención a los puntos singulares. Cabe decir que las zonas donde interaccionan materiales de distinta naturaleza son puntos clave del control de su compatibilidad.

Para ayudar a controlar la obra, un elemento, un material o su ficha técnica, se puede realizar un listado de comprobación sobre la idoneidad del material u otros aspectos relacionados con la calidad de la obra. El listado de comprobación consiste en preparar en una columna un listado de las partes o conceptos a comprobar y por ejemplo dos columnas sencillas donde se pueda marcar Sí o No. También se puede incluir una última columna de observaciones para anotar zonas, incidencias, peculiaridades o cualquier otro dato. Se trata de una especie de encuesta sencilla sobre un producto o una solución determinada.

6. Técnicas de colocación de elementos singulares.

Las técnicas de colocación de los elementos singulares vendrán definidas en el proyecto de la obra y tendrán en cuenta el tipo de piedra, sus dimensiones, su ubicación, los medios auxiliares necesarios para su transporte y puesta en obra y las características del soporte sobre el que se va a colocar, así como el tipo de uniones entre el elemento y el soporte. Normalmente, se utilizan ligamentos del tipo mortero y adherentes combinados con sistemas de fijación mecánica.

6.1. Morteros y adherentes.

El material de agarre de la piedra puede clasificarse en dos grupos fundamentalmente:

Morteros de capa gruesa.

Materiales adherentes o adhesivos de capa fina.

Los morteros de agarre de capa gruesa de cemento son más empleados para la colocación de elementos sobre superficies horizontales rígidas o el propio terreno, aunque  en ocasiones, son completados con capas finas de adhesivos aplicadas en la base del elemento a colocar. Se trata de un sistema económico que se adapta a las posibles irregularidades del material y es apto para elementos de peso, como pueden ser bancos o bordillos.

Los adhesivos ofrecen una gran adherencia y son aptos para cualquier soporte, pero son más corrientes para formatos más ligeros tipo baldosa o mosaico.

 

 

 

 

7. Anclajes metálicos.

El anclaje metálico consiste en sujetar de forma puntual o continua con elementos metálicos la parte trasera de la pieza al soporte. Existe un gran número de sistemas de fijación mediante anclajes mecánicos. Los sistemas de fijación pueden ser vistos u ocultos. Para asegurarse de que la fijación es correcta, hay que comprobar la resistencia a flexión, de impacto y de arrancamiento del sistema. En caso de que la piedra esté en el exterior, también se deben considerar las acciones del viento.

8. Proceso general de colocación de elementos singulares: fases y procesos, principales actividades, secuencia de los trabajos.

Recursos materiales. Recursos humanos

Para establecer un proceso general en la colocación de los elementos singulares de piedras, se va a distinguir en tres sus fases y procesos, las actividades principales de dichas fases, la secuencia de los trabajos y los recursos materiales y humanos que son necesarios para la colocación de los mismos:

- Fases y procesos: en general, se puede hablar de tres fases, la fase de replanteo, la fase de preparación del soporte y la fase de colocación del elemento

- Principales actividades: en la fase de replanteo, se marcan las posiciones de los elementos a colocar mediante utensilios topográficos y similares. En la fase de preparación del soporte, se realizan las operaciones previas de limpieza y secado. Además, se realizan las distintas capas de regularización y nivelado e incluso se pueden dejar elementos de fijación ya embutidos en el soporte. En la fase de colocación, se preparan las masas de unión del elemento y sus anclajes y se coloca el elemento, cuidando sus niveles y plomos.

- Secuencia de los trabajos: la secuencia de los trabajos puede variar, pero en general puede ser: limpieza general, replanteo, preparación del soporte, preparación de anclajes, preparación de las masas y colocación del elemento.

- Recursos materiales: los materiales deben ser conforme a la memoria, los planos y el pliego de condiciones del proyecto.

- Recursos humanos: la mano de obra debe ser cualificada para la tarea concreta a realizar.

 

 

 

 

9. Identificación de las características de la obra a partir de documentación técnica.

La documentación técnica recoge las características de los elementos de piedra y distintos materiales de la obra, así como sus características y su descripción detallada.

9.1. Características de las piezas de piedra: dimensiones, acabados. Características del soporte.

Las piezas de piedra se caracterizan principalmente por sus dimensiones y por sus acabados, aunque también son importantes algunos aspectos visuales, como el color o el tono, y otros relacionados con su naturaleza. En todos los casos, independientemente de sus usos, tendrán que cumplir las prescripciones de las normas UNE (Una Norma Española) que les correspondan.

Características del soporte.

Los soportes deben ser estables y garantizar la estabilidad de los elementos a colocar, estar limpios, nivelados y endurecidos. Se puede tener como soporte la tierra natural, soportes directos como las cimentaciones, la capa de nivelación, los forjados y revestimientos, o soportes indirectos, como pequeñas estructuras o sistemas de anclaje.

Algunos tipos de acabados son:

- Abujardado: superficie tratada que presenta pequeños cráteres.

- Apiconado: se trata la superficie con un puntero o pico.

- Apomazado: pulido sin brillo.

- Granallado: la piedra se granalla con arena a presión.

- Natural: sin ningún acabado superficial, solo cortada.

- Pulido: la superficie se presenta plana, lisa y con brillo.

- Labrado: tiene acanaladuras semicilíndricas, como líneas oblicuas.

- Serrado: la superficie queda plana, pero áspera y con ligeros surcos y ondulaciones. Suele quedar mate en tono claro.

Puntos singulares, remates y encuentros.

Los puntos singulares, remates y encuentros, así como el resto de piezas especiales, deben mantener las mismas calidades y características que el resto de los elementos de la obra.

 

10. Realización de croquis. Realización de plantillas. Manejo de útiles de dibujo.

El croquis es un dibujo a mano alzada que sirve para tomar datos de la obra a ejecutar, como mediciones y formas geométricas. El croquis no tiene más datos de los que se necesitan saber para realizar el trabajo. Por lo tanto, se debe emplear el tiempo necesario, pero no más.

  

El croquis también puede ser una toma de datos de una solución constructiva o de una explicación que se reciba de la dirección de obra, puede ser un boceto que recoja ideas y, aunque normalmente se hace a mano alzada, puede realizarse con reglas o con otros medios, incluso con herramientas informáticas.

Una plantilla es una herramienta de diseño que consiste en darle forma a un material y dicha forma utilizarla como molde de repetición o para trasladar medidas. Las plantillas pueden hacerse con todo tipo de materiales, como: papel, plásticos, madera o incluso acero. Son muy útiles para hacer cajeados en las piezas y hacer formas o ángulos. También se pueden hacer para colocar mosaicos y puzles.

Los útiles de dibujo técnico son necesarios para la elaboración de los diseños, planos de ubicación y despieces de los distintos elementos de piedra. Los útiles de dibujo más empleados son: escuadra, cartabón, compás, plantillas de curvas, lápiz, portaminas, goma de borrar, etc.                                                                                                                            En general, los útiles de dibujo son de un manejo sencillo. Con el lápiz o el portaminas se pueden trazas líneas, para las curvas se usan el compás y plantillas y para las rectas todo tipo de reglas.

 

11. Soporte: tipos, materiales, características, geometría, resistencia. Patologías y errores más comunes.

Es posible encontrarse soportes directos sobre los que colocar el elemento (tierra natural compactada, soleras, capas rígidas, paramentos, revestimientos, cimentos y forjados) o indirectos (estructuras y subestructuras ancladas). El material más empleado como soporte principal es el hormigón en los casos de soportes directos y el acero en el caso de que se utilicen estructuras portantes.

Cuando hay que trabajar en exteriores y sobre el suelo, se debe realizar previamente el desbroce y la limpieza del mismo. Luego se procede a nivelar y compactar. Se realiza el replanteo oportuno y se ejecuta una cimentación para soportar el peso. El elemento se fija normalmente con anclajes ya previstos en el cimiento y que quedan ocultos dentro de la propia piedra. Con las fijaciones, se consiguen transmitir las tensiones de vuelco y torsión que puedan aparecer con la acción del viento. La geometría y características de los soportes están definidas en la documentación técnica.

Los errores más comunes son los relacionados con el replanteo y especialmente con los nivelados tanto verticales como horizontales. Un mal nivelado produce tensiones que pueden producir fisuras e incluso roturas. Otro problema que se puede dar es que en la colocación, se pase el tiempo abierto (tiempo máximo de espera para que pueda colocarse la pieza) y haya problemas de adherencia y por último, que los anclajes no estén bien dimensionados, sean diferentes a los del proyecto o el ligamento químico sea inapropiado. En estos casos, puede haber descuelgues importantes en los elementos verticales.

12. Elementos singulares recibidos en obra: identificación, comprobaciones, elementos de protección (envases y embalajes), manipulación, almacenamiento en obra.

Cuando se reciben los elementos singulares en la obra, hay que identificarlos en relación a la documentación técnica y comprobar que satisfacen los requisitos antes de proceder a su aceptación. A su vez, los elementos deben acopiarse o almacenarse hasta su puesta en obra garantizando su integridad.

En la documentación técnica, se pueden encontrar los distintos elementos que se van a utilizar en la ejecución, por lo que será fácil identificar si un elemento pertenece a la obra, cuál es y si coincide con lo que se demanda. A veces, dichos elementos pueden tener algún tipo de código de letras y números que lo encuadren dentro de alguna clasificación, ya sea comercial o normativa, o que resuma el tipo de piedra empleada y sus características.

Las comprobaciones sobre los elementos se hacen en la recepción del material según las indicaciones de proyecto y de la dirección facultativa. Se realiza un muestreo que puede llegar hasta el 100%, según el tipo de elemento a comprobar. Las primeras comprobaciones se hacen con inspección visual para detectar defectos físicos como manchas, roturas, grietas o errores dimensionales y de forma.

 

En cuanto a los elementos de protección, todos los materiales deberán ser suministrados en obra con los envases y embalajes necesarios para proteger los elementos de golpes y roces durante el transporte y su posterior acopio en obra.

La manipulación de los materiales debe realizarse únicamente por mano de obra cualificada, utilizando los medios auxiliares adecuados y respetando las indicaciones de seguridad establecidas en el Plan de Seguridad y Salud.

13. Utilización de los medios auxiliares para la manipulación y el traslado de los elementos singulares: sistemas de elevación y suspensión (grúas, eslingas, cuñas, etc.). Andamios.

Tanto para el acopio de los elementos de piedra como para su acarreo dentro de las obras, se usarán medios auxiliares, pero también para su colocación si se trata de elementos pesados como bloques de granito en escalera o por ejemplo, una estatua.

En cuanto a los sistemas de elevación y suspensión, se emplean todo tipo de medios, tales como grúas, eslingas o cuñas para poder desplazar el material desde el lugar de acopio hasta su posición final. Con las eslingas se sujeta el elemento y con las cuerdas o cables guía se ayuda para dejarlo bien situado.

Para trabajar en altura en la colocación de los elementos singulares, repasos, remates e incluso lechadas, se necesita usar andamios homologados.

Los andamios permiten realizar los trabajos con seguridad y con una mayor productividad.

 

 

 

14. Equipos, herramientas y útiles empleados en la colocación de elementos singulares: selección, preparación, manejo, operaciones de mantenimiento (manuales de instrucciones), operaciones de limpieza, almacenamiento.

Entre los equipos, herramientas y útiles empleados en la colocación de elementos singulares de piedra natural, se puede distinguir entre herramientas de mano, herramientas o equipos eléctricos, instrumentos y útiles para medir y guiar y otras herramientas auxiliares para preparación de pastas y varios.

Se han de tener en cuenta los siguientes factores:

Selección: la selección de las herramientas y equipos está vinculada al tipo de elemento en general, pero se puede obtener un listado general de herramientas que pueden ser comunes a la mayoría de los casos: instrumentos topográficos, regla de nivelar, goma de agua (en las dos puntas se tiene la misma altura, por lo que se pueden trasladar niveles o alturas de un sitio a otro), escuadra (para sacar ángulos rectos), cincel puntiagudo (para debastado), listón, cordel guía, nivel de burbuja, metro plegable, cubeta, taladradora, hormigonera, compactador, mesa de sierra para piedra, amoladora (radial), maceta, paleta de relleno, escoda (para eliminar impurezas), etc.

- Preparación: las herramientas, equipos y útiles deben encontrarse en perfecto estado antes de acometer las obras.

- Manejo: el uso de las herramientas, equipos y útiles se reserva para el personal cualificado.

- Operaciones de mantenimiento: las herramientas, equipos y útiles deben utilizarse según el manual de instrucciones del fabricante y deberán realizarse periódicamente las operaciones de mantenimiento indicadas,

- Operaciones de limpieza: las herramientas, equipos y útiles deben limpiarse antes de finalizar cada jornada.

- Almacenamiento: deben almacenarse limpios y perfectamente ordenados en un lugar habilitado como almacén.

15. Procesos y condiciones de calidad en la colocación de elementos singulares de piedra.

Las obras de elementos singulares de piedra son de naturaleza decorativa y requieren una especial atención. Para que las obras cumplan las expectativas deseadas, se deben garantizar las calidades tanto de los materiales como de su ejecución. El plan de control de obra determinará en lotes (divisiones) las condiciones de calidad que se deben cumplir en cada proceso relacionado con la colocación de los elementos singulares de piedra.

 

 

16. Puntos de control de la calidad.

Para controlar adecuadamente las operaciones de colocación de piedra natural en elementos singulares, se establecen una serie de puntos de control basándose en la calidad de los materiales de piedra y productos relacionados, los procesos de ejecución y el resultado final de la obra.

 

17. Calidad de los materiales y productos.

Los materiales y productos deben cumplir las características exigidas en proyecto y deben tener marcado CE para los casos en que se les exija o los distintivos de calidad que indique el proyecto. Además, deberán ser acordes a la normativa vigente y cumplir el plan de calidad de la obra.

Los materiales deben comprobarse en la recepción previamente al proceso de los acopios. Este sería el primer punto de control en la obra relacionado con la ejecución.

 

18. Calidad en el proceso.

Para que el proceso de ejecución tenga calidad, se deben establecer puntos de control en cada una de las fases de la obra. Por lo tanto, los puntos van a variar en función del tipo de obra a ejecutar, de sus dimensiones e incluso de los materiales a emplear. Aunque el control de calidad se basará en et plan de control de calidad preestablecido, en general se pueden establecer, al menos los siguientes puntos de control:

- Recepción del material: verificar la calidad exigida del material, mínimo un punto de control por material y lote,

- Acopios: verificar almacenaje según el fabricante, mínimo un punto de control por cada material y lote,

- Soporte y bases: verificar cada capa, mínimo un punto de control para el soporte y lote y un punto de control para cada capa intermedia y lote.

- Colocación de la piedra: verificar la colocación de piedra, al menos un punto por cada zona diferenciada,

- Puntos singulares: verificar piezas especiales y remates.

 

 

 

19. Calidad en el resultado.

Además del control de los procesos, se debe establecer un control de calidad en el resultado final. En realidad, la calidad en el resultado es la suma de un buen control durante todo lo que significa la obra, desde su idea hasta sus acabados. Por lo tanto, para que el resultado sea satisfactorio, debe realizarse un control exhaustivo de los materiales y de los procesos, así como del proyecto y de la documentación, durante toda la obra.  Si se observa la parte más visible del resultado, es decir, los acabados, se deberán controlar al menos los aspectos que se enumeran a continuación, por lo que se puede decir que al menos deberán ser objeto de un punto de control por lote en el plan de calidad de la obra:

- Comprobar replanteos.

- Comprobar nivelaciones.

- Comprobar alineaciones de juntas.

- Comprobar planeidad.

- Comprobar aspecto final.

- Comprobar limpieza.

20. Defectos de colocación. Causas. Soluciones.

Algunos de los defectos de colocación de los elementos singulares de piedra son, entre otros:

- Cejas o pestañas entre piezas.

- Falta de planeidad.

- Desplomes.

- Alineaciones indebidas.

- Nivelado inadecuado.

- Descuelgues o movimiento de los elementos.

- Desviaciones en las diagonales y otras dimensiones.

- Irregularidades.

 

 

Los defectos de colocación de los elementos singulares de piedra suelen corresponder a las siguientes causas:

- Caso omiso de las indicaciones de la dirección de obra o del proyecto.

- Errores en el replanteo y los nivelados.

- Uso de materiales defectuosos o mal dosificados.

- Uso de herramientas inapropiadas.

- Falta de pericia de los operarios en la ejecución.

Cuando se produce un defecto en la colocación de un elemento singular de piedra, lo primero que se debe observar es si está dentro de las tolerancias permitidas. En caso de que el error sea mayor de lo que la norma correspondiente tolera, se deben subsanar los defectos reponiendo las partes o recolocándolas si es posible.

La dirección de la obra determinará los casos que no son aceptados y si se permite su reparación. En caso contrario, habrá que demoler la parte afectada con el objeto de volver a hacerla.

Para que el trabajo no sea continuamente rechazado y se pueda completar y entregar la obra, se van a ofrecer una serie de ideas o recomendaciones para evitar problemas según las causas antes descritas que se vuelven a enumerar, pero esta vez con su solución preventiva:

Caso omiso de las indicaciones de la dirección de obra o del proyecto: hay que respetar el trabajo del resto de los profesionales cualificados de la obra y la documentación guía y más aún si se trata de documentos obligados.

- Errores en el replanteo y los nivelados: los replanteos deben supervisarse antes de iniciar los trabajos y controlarse a medida que avanzan.

- Uso de materiales defectuosos o mal dosificados: se debe realizar un riguroso control de recepción de los materiales.

Dejar un comentario

* Nombre:
* E-mail: (No se Publica)
   Sitio web: (Url del sitio con http://)
* Comentario:
Código